COMENTARIO

TRIBUNA DE DEBATE
Por: Manuel Barco Solleiro
Comentario: Desde Triana mi apoyo para Pedro Sánchez
Llevo cincuenta años militando en la familia socialista, he sido uno de los fundadores de la organización del PSOE en Triana, he pasado por las cárceles franquistas en Sevilla y en Madrid por defender las ideas socialistas, y he sido un militante disciplinado que al mismo ha sido critico, siempre dentro de las estructuras de la organización y nunca públicamente.

Los que llevamos muchos años militando en el partido siempre hemos tenido muy claro que criticar al partido desde fuera sólo puede perjudicarle, una manera de entender la militancia que siempre acepté por mi compromiso. Sin embargo, parece que en los últimos meses, muchos socialistas han olvidado el respeto público por el partido y por su Secretario General.

Felipe, Alfonso (el que nos enseñó que “el que se movía no salía en la foto”), los mal llamados barones que gobiernan con el “apestado” Podemos y en el caso de Andalucía donde se gobierna con la derecha “moderna” de Ciudadanos, han sido capaces de perjudicar al partido y a los trabajadores permitiendo al Partido Popular gobernar con su abstención, con el aplauso generalizado de la derecha económica y mediática de nuestro país.

En estas tristes circunstancias, y en base a los motivos que explicaré más adelante, no me ha quedado otra alternativa que publicar mi apoyo público a la candidatura de Pedro Sánchez, diciendo de antemano que yo no voté por él en las anteriores primarias.

No logro entender por qué no se consultó a las bases del partido antes de permitir un gobierno de derechas y no puedo aceptar que en pleno siglo XXI no se apueste por impulsar la participación democrática de la militancia, un clamor de los socialistas de base que Pedro Sánchez ha sabido interpretar a la perfección.

La abstención del PSOE ha permitido gobernar al Partido Popular, un partido que ha hundido a la clase obrera, un partido orgulloso de su corrupción, un partido que es capaz de realizar purgas en las fiscalías y que no duda en hacer amaños en el Tribunal Constitucional, un partido que en definitiva no debería estar gobernando en nuestro país.

Cuando los partidos socialistas se prestan a participar en las grandes coaliciones, como la que defendió Felipe en España, el socialismo termina por desaparecer, tal y como ha sucedido en Italia, Grecia u Holanda, y tal como puede suceder en Alemania donde no les ha quedado más remedio que presentar a un candidato que no esté contaminado por la gran coalición con la derecha alemana.

Aunque no estoy de acuerdo con muchas de las ideas de Podemos, si estoy convencido de que es necesario realizar un esfuerzo para alcanzar un gobierno de izquierdas tal y como ha pasado en Portugal, de manera que sea posible avanzar hacia una Europa de los ciudadanos y no de las empresas, hacia una sociedad más laica, republicana, federalista y abierta, en la que se refuerce el sentimiento de la ciudadanía europea sin renunciar a ser solidarios a la hora de hacer frente a los retos de la globalización.

Los militantes socialistas debemos intentarlo y para ello la candidatura de Pedro Sánchez es la mejor opción. Juntos podemos conseguirlo.

Un texto de Manuel Barco Solleiro

RUMBO AMERICANO DE DONALD TRUMP

RUMBO AMERICANO DE DONALD TRUMP

El rumbo que ha tomado Donald Trump tendrá un suspense de serie televisiva que nos irá sobresaltando, a tenor del discurso de investidura que, a modo de preámbulo, ha anticipado verbalmente, con energía, y que se irá ejecutando por Decreto, con su rúbrica, en nombre y representación de los pueblos y de la ciudadanía de América que le ha elegido.
En el discurso pronunciado, de unos 15 minutos, comienza por una brevísima salutatio protocolaria institucional y pasa de inmediato a la captatio populi , traspasando el poder –según dice- no de un partido a otro partido sino transfiriéndolo al pueblo americano. Dijo, además, muy claramente: “Nosotros, los ciudadanos de América, estamos juntos hoy en un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restablecer su compromiso con todo nuestro pueblo. Juntos determinaremos el rumbo de América y el mundo durante los próximos años. Nos encontraremos con retos. Nos encontraremos con dificultades. Pero lo conseguiremos.”
Desde su nueva visión americana y su perspectiva, ¿cuál es la situación de partida? Dijo:
“Durante demasiado tiempo, un pequeño grupo de personas en la capital de nuestra nación ha cosechado los frutos del gobierno mientras el pueblo soportaba los costes. Washington prosperaba, pero el pueblo no compartía su riqueza. Los políticos prosperaban, pero el empleo desaparecía y las fábricas cerraban. El aparato se protegía a sí mismo, pero no a los ciudadanos de nuestro país.” ¿Cuáles son los retos? Los americanos, dijo, quieren buenas escuelas para sus hijos, barrios seguros para sus familias y buenos puestos de trabajo para sí mismos. Son las demandas justas y razonables de un pueblo honrado. Pero, para muchos ciudadanos, la realidad es muy diferente: madres y hijos atrapados en la pobreza en nuestros barrios más deprimidos; fábricas herrumbrosas y esparcidas como lápidas funerarias en el paisaje; un sistema educativo lleno de dinero pero que deja a nuestros jóvenes y hermosos alumnos sin conocimientos; y la criminalidad, las bandas y las drogas que tantas vidas han robado y tanto potencial han impedido hacer realidad.
Compara la realidad a una carnicería, que debe terminar de inmediato. De ahí que podamos formularnos la siguiente pregunta: ¿Cuál es su voluntad política? La respuesta es clara: “Somos una sola nación, ….. Tenemos un mismo corazón, un hogar y un glorioso destino. El juramento que presto hoy es un juramento de lealtad a todos los estadounidenses. Llevamos muchas décadas enriqueciendo a la industria extranjera a expensas de la industria americana. Financiando los ejércitos de otros países mientras permitíamos el triste desgaste de nuestro ejército. Hemos defendido las fronteras de otros países mientras nos negábamos a defender las nuestras. Y hemos gastado billones de dólares en el extranjero mientras las infraestructuras nacionales caían en el deterioro y el abandono.
Hemos enriquecido a otros países mientras la riqueza, la fortaleza y la confianza de nuestro país desaparecían tras el horizonte. Una a una, las fábricas cerraban y se iban más allá de nuestras fronteras, sin pensar ni por un instante en los millones y millones de trabajadores estadounidenses que se quedaban atrás. Se ha arrebatado la riqueza a nuestra clase media para redistribuirla por todo el mundo. Pero eso queda en el pasado. Ahora debemos pensar en el futuro.
Nos hemos reunido hoy aquí para dictar un nuevo decreto que se oirá en cada ciudad, cada capital extranjera y cada corredor del poder. A partir de este día, una nueva visión va a gobernar nuestro país. A partir de este momento, va a ser América primero. Cada decisión sobre temas de comercio, impuestos, inmigración, asuntos exteriores, se tomará en beneficio de los trabajadores y las familias americanas.
Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, roban nuestras empresas y destruyen nuestros puestos de trabajo. La protección engendrará prosperidad y fuerza.
Voy a luchar por vosotros hasta el último aliento, y nunca, jamás, os abandonaré. América volverá a triunfar, como nunca antes. Vamos a recuperar nuestro empleo. Vamos a recuperar nuestras fronteras. Vamos a recuperar nuestra riqueza. Y vamos a recuperar nuestros sueños. Construiremos nuevas carreteras, y autopistas, y puentes, y aeropuertos, y túneles y ferrocarriles por todo nuestro maravilloso país. Sacaremos a la gente de las ayudas sociales y la pondremos a trabajar, reconstruiremos nuestro país con mano de obra estadounidense.
Vamos a seguir dos reglas muy sencillas: compra estadounidense y contrata a estadounidenses.”
¿Habrá otras decisiones concretas y prácticas de ámbito internacional? El actual presidente, que quiere ser un reluciente ejemplo a seguir, afirma de forma contundente: “Reforzaremos las viejas alianzas y formaremos otras nuevas, y uniremos al mundo civilizado contra el terrorismo islámico radical, que vamos a erradicar por completo de la faz de la tierra.”
¿Dónde quedará la inspiración ilustrada y europea de Immanuel Kant sobre la paz perpetua…?
En el momento americano presente, un tanto mesiánico, parece que la inspiración popular y el afán personal y patriótico se reviste de púrpura celestial con las siguientes palabras: “La Biblia nos dice: “Qué bueno y placentero es que el pueblo de Dios viva unido”. Debemos expresar nuestras opiniones abiertamente, debatir con sinceridad nuestras discrepancias, pero siempre buscar la solidaridad. Cuando el país está unido, es imparable. No hay que temer nada, estamos protegidos, y siempre lo estaremos. Estamos protegidos por los grandes hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas y policiales y, sobre todo, estamos protegidos por Dios.”
¿No hay acaso un uso del nombre de Dios en vano, incluso en el mismo ritual del juramento de la toma de posesión, poniendo la mano sobre la Biblia de su familia?
Bajo la bandera americana, dice: “un niño que nace en la gran urbe de Detroit y otro que nace en las llanuras barridas por el viento de Nebraska ven el mismo cielo, tienen los mismos sueños en sus corazones y reciben su aliento vital del mismo Creador todopoderoso.” Pero… ¿por qué ampliar entonces, y por Decreto, las vallas de la vergüenza frente a la bandera mejicana? ¿Por qué no hermanar banderas? ¿Por qué no tender puentes en vez de gastar el dinero en fosas y muros que separen a pueblos de la misma Comunidad Humana? ¿Acaso el sol no luce para Oriente y Occidente, para el Norte y el Sur?
El cierre del discurso es muy claro: “América para los americanos”. La voluntad política es la que es: “Juntos vamos a hacer que América vuelva a ser fuerte. Vamos a hacer que América vuelva a ser rico. Vamos a hacer que América vuelva a estar orgulloso. Vamos a hacer que América vuelva a ser seguro. Y juntos, vamos a hacer que América vuelva a ser grande. Gracias, que Dios os bendiga y que Dios bendiga a América.”
Aunque parezca mentira engolada, tras unas elecciones democráticas, el homo sapiens se presenta como homo divinus. La Casa Blanca pasa a ser Divina Domus, el dominio de los Césares, la Casa Imperial. Hay un gran cambio de rumbo: el rumbo americano de Donald Trump…
Desde Sevilla, a 26/01/17,
José Mora Galiana (PhD)

IN MEMORIAM MARIO SOARES, HOMBRE-FARO

Federico Mayor Zaragoza

________________________________________
In Memoriam Mario Soares, hombre-faro
Posted: 08 Jan 2017 01:53 AM PST
“El futuro de la humanidad está amenazado,
como la propia democracia,
sobre todo por el dominio absoluto de los mercados sobre los Estados,
debido a que el dinero pasó a ser el valor supremo,
sin principios éticos y sin respeto alguno a la dignidad de las personas”.

Así expresa al término de su obra “Un Poeme político asume-se”
en Vau/Campogrande, en septiembre de 2011.

“Debemos reconocer -transcribo otro de los párrafos de este libro- que la crisis del mundo es profundísima. Nos hallamos en un momento de viraje radical de la civilización. La pobreza y las grandes desigualdades -entre personas y Estados- son cada vez mayores y menos soportables en todos los continentes.

Las generaciones que se formaron en las últimas décadas del siglo XX –y que soñaron en vivir en paz, en un futuro mejor para todos y en sociedades más igualitarias y solidarias- soportarán muy difícilmente contemplar el horizonte actual sin caer en un profundo escepticismo, desesperación y rebelión….”.

El Presidente Mario Soares es uno de los grandes personajes contemporáneos, cuya trayectoria se sitúa permanentemente en la vanguardia de la lucha por la igual dignidad humana. Conciliador, infatigable en la búsqueda de soluciones pacíficas a los conflictos. Me he reunido con él en múltiples ocasiones y, especialmente en estos últimos años, he tenido frecuentes ocasiones de disfrutar de su magisterio. Cumplidos los noventa años, seguía siendo uno de los escasos líderes-referentes del presente. Seguía pensando en soluciones insólitas, en anticipaciones que sólo son posibles cuando se contempla el mundo en su conjunto desde una alta torre de vigía. En medio de tanta confusión conceptual, con perspectivas tan sombrías, el Presidente Mario Soares supo aportar nuevos enfoques, propios de una forma original de mirar la realidad con el fin de transformarla.

No sólo disfruté sino que aprendí muchísimo en las largas conversaciones que mantuvimos en los años 2005 y 2006 y que dieron lugar al libro “Un diálogo ibérico”, en el que, desde la península, se analiza la situación presente del mundo, situado ya en la era digital y del antropoceno, ofreciendo Mario Soares sus visiones y previsiones de acuerdo con la experiencia de su largo trayecto.

Sus valores y principios éticos aplicados a la política son el hilo conductor de una vida ubérrima. En un momento de gran precariedad de personas que estén a la altura de los inmensos desafíos que afrontamos, la figura del Presidente Mario Soares se agranda todavía.

La debacle moral de Occidente, con las Naciones Unidas sustituidas por grupos plutocráticos, sólo podrán contrarrestarse siguiendo directrices como las que el Presidente Soares personificaba y ofrecía. “Nunca hay buen viento para quien no sabe a dónde va”, dice un refrán marinero. Mario Soares, hombre-faro para prever y para prevenir.

Está claro que, a escala mundial, sólo un multilateralismo democrático basado en los mismos principios de la Carta de las Naciones Unidas, actualizado y dotado de los recursos personales, técnicos y financieros apropiados, constituye una de las soluciones más apremiantes, que el Presidente Soares se afanaba en proponer y en facilitar su puesta en práctica. “Sólo las Naciones Unidas pueden contribuir al diseño y construcción de un nuevo orden internacional, capaz de asegurar la paz y el bienestar a todas las personas, sea cual sea su raza, género y posición social. Somos un solo mundo, cada vez más interdependiente”, escribió en su ensayo autobiográfico político e ideológico.

Tengo la seguridad de que D. Antonio Guterres, recién nombrado Secretario General de las Naciones Unidas, tendrá muy presentes las directrices de quien fue su gran colega, amigo y Presidente.

Interdependencia, solidaridad, eliminar muros, establecer lazos… “Construir sociedades más solidarias desde un punto de vista económico y social y erradicar la pobreza que aflige a dos tercios de la humanidad, es nuestra gran tarea. Y reflexionar sobre cómo después de medio siglo podemos renovar el gran pacto de las Naciones Unidas para que se torne más eficaz y democrática la gobernabilidad internacional, porque los grandes problemas de nuestro tiempo –pobreza, agresiones contra el equilibrio ecológico del planeta, criminalidad organizada, educación, desarrollo científico y cultural- son de naturaleza internacional y traspasan los límites de los Estados nacionales… Es preciso avanzar hacia una gobernabilidad democrática mundial… No basta con denunciar. Es necesario proponer soluciones”.

Nacido en 1924, inició en 1942, a los diecisiete años, los estudios en la Facultad de Letras de Lisboa. Más adelante, durante la “travesía” (exilio) cursó los estudios de derecho.

En su largo recorrido, Mario Soares, siempre reflexivo, siempre meditando soluciones actualizadas y oportunas, republicano siempre, antifascista, militante comunista en un tiempo, europeísta, anticolonialista… y luego el exilio, encabezando más tarde el Partido Socialista…, con la libertad como don y compromiso permanente. De Portugal al mundo, proclamando que la solución es la democracia auténtica, de la que él es hoy, ciudadano del mundo, con una visión que engloba las distintas dimensiones de la vida humana, un icono de especial relieve.

La “revolución de los claveles”, poniendo flores en las ánimas de los fusiles, es un símbolo y estímulo de la revolución pacífica, firme, pero que utiliza las palabras y los esfuerzos de conciliación en lugar de las armas. Esta revolución es el punto álgido de una trayectoria de hondo calado humano. Tuvo lugar el 25 de abril de 1974.

La “transición revolucionaria” portuguesa logró un rápido reconocimiento internacional: París, Londres, Bonn,… La transición de una dictadura de muchas décadas a la democracia estaba teniendo lugar de una forma que hacía tan sólo unas semanas era impredecible. Pero habían germinado las semillas que se supieron plantar a tiempo. A través de los años, Mario Soares establece contacto, en su calidad de Ministro de Asuntos Exteriores, con un gran número de países y políticos del mundo. Como buen portugués sabe que la tierra es redonda y los seres humanos que la pueblan tienen un destino común. Luego, Primer Ministro. Luego, Presidente de la República…

“Siempre pensé que es necesario, que es un deber, luchar por los valores en los que puede basarse un mundo más justo, mejor y solidario”. Arduo y turbulento camino, con altos y bajos, bosques y desiertos, victorias y derrotas… al servicio del pueblo portugués y, desde este país-encrucijada, al mundo en su conjunto.

La profunda crisis que padecemos no es tan sólo económica. Es, sobre todo, democrática y ética. No saldremos de ella posponiendo con todo tipo de intrigas el advenimiento al poder de “Nosotros, los pueblos”…

Recuerdo muy vivamente el Foro Social Mundial celebrado en Porto Alegre, en 2003, que se convirtió en el contrapunto del Foro Económico de Davos. Poco antes del acto multitudinario, donde debía dirigirse a una auténtica marea humana, estuvimos hablando con el recién nombrado Presidente Lula, el Presidente Mario Soares, Danielle Mitterrand y yo. Nunca olvidaré el calibre de las recomendaciones y puntos de vista que se expresaron en aquella insólita ocasión. También me viene ahora a la memoria otra ocasión, también en Porto Alegre, con Ignacio Ramonet, José Saramago, Roberto Savio, Eduardo Galeano, Susan George, Rigoberta Menchú, Bonaventura de Sousa Santos,… y Mario Soares, la “revolución pausada”, todo el mundo en sus ojos, catalizador admirado.

“La cultura de paz –dijo en la Universidad Autónoma de Madrid en enero de 2004- consiste en arraigar en el espíritu de las mujeres y de los hombres de nuestro planeta la universalidad de los derechos humanos y de la democracia, el valor del diálogo entre las culturas y las religiones, basado en el respeto por el otro, en la tolerancia, en el multiculturalismo”.

Al cumplir los 90 años, el 7 de diciembre de 2014, decía que “sólo hay dos líderes: el Papa Francisco y Barack Obama”.

Añado hoy a estas dos preferencias, también mías, la figura de Mario Soares. Por mi aversión a la guerra, admiré desde el primer momento a quien fue capaz de encauzar una revolución pacíficamente y es hoy uno de los referentes con que cuenta la humanidad para inspirar las transiciones e inflexiones históricas que se avecinan. Mario Soares, hombre-faro.

FIDEL CASTRO, ESTELA DURADERA

Federico Mayor Zaragoza

________________________________________
FIDEL CASTRO, ESTELA DURADERA
Posted: 29 Nov 2016 08:30 AM PST
Durante los años de la postguerra europea, al final de la década de los 40,s leía a Albert Camus y pasé luego algunos períodos de tiempo en Paris donde viví la perplejidad y expectación de los jóvenes que veían su futuro lleno de pasado.

Más tarde, como Rector de la Universidad de Granada (1968 – 1972) sentí una gran curiosidad por conocer quién era y qué representaba el Comandante Castro que, con el Che Guevara, suscitaba tanta admiración en aquellas generaciones que, no exentas de razón como se ha visto después, se resistían a dejarse ahormar por los poderes post-bélicos (¡tan “bélicos”!).

También contribuía a mi creciente interés por conocer más sobre este tema el hecho de que la España franquista fuera la única vía de acceso a la “isla aislada”: Madrid- La Habana…

Me di cuenta ya entonces –y tuve ocasión de conocerlo más de cerca en la época de la glasnosty la perestroika- de la enorme influencia de Fidel Castro en una América Latina sometida, para la que los cubanos representaban el sueño de liberación. En efecto, Cuba fue el único país latinoamericano que no sufrió el inmenso y culposo “Plan Cóndor”, iniciado en 1975, que sustituyó por dictadores y juntas militares a los poderes establecidos y asesinó a mansalva… No se debería reflexionar sobre el castrismo sin tener en cuenta la trágica realidad de dependencia y sumisión vivida en aquellos países.

Cuando se habla del incumplimiento por parte de Fidel de los Derechos Humanos, del desmedido tiempo en el poder y la ausencia de pautas democráticas, pienso en el lupanar que era la isla con Fulgencio Batista… en la reverencia que profesan los “mercados” a países en los que el poder es sucesorio por decisión atípica y no expresa la voluntad popular ni se respetan los derechos humanos más elementales. Produce bochorno pensar que cuando se va a negociar con China se elimina antes la Ley de Justicia Universal… y cuando las conversaciones se tienen con Arabia Saudita se excluyen de la agenda los Derechos Humanos y, en particular, los de la mujer…

En la actualidad, en las últimas etapas de la deriva de un sistema que cambió los valores éticos por los bursátiles y a las Naciones Unidas por grupos plutocráticos (G6, G7, G8, G20), contemplamos estupefactos como tiene lugar el acoso y derribo de países-alternativa tan importantes como Argentina y Brasil, a través de auténticos golpes de Estado debidamente “disfrazados”.

En los años 1978 -81 en que desempeñé el cargo de Director General Adjunto de la Unesco, tuve ocasión de apreciar la rápida acción solidaria que Cuba llevaba a cabo. Pienso especialmente en la caída de Somoza en el mes de julio de 1979. Llamé al Presidente Adolfo Suarez, de quien era Consejero en aquel momento, y le dije que sería bueno enviar rápidamente a unos cuantos maestros y maestras para contribuir a la normalización educativa de Nicaragua. A los tres días centenares de docentes cubanos llegaban, provistos de tiendas de campaña, con las manos tendidas. Y lo mismo puede decirse de Haití, con urgente y eficiente asistencia humanitaria y médica… y en muchos lugares de África.

Ya entonces puede apreciar el desarrollo comparativo de la educación en Cuba: frente a intolerables porcentajes de analfabetismo en la mayoría de los países de América Latina, Cuba estaba en la vanguardia. Y en la atención sanitaria e investigación biomédica ocupaba también el primer lugar.

He oído voces también muy críticas sobre las ejecuciones y pena de muerte practicadas durante el castrismo. Como Presidente de la Comisión Internacional contra esta cruel e intolerable acción del Estado, me uno a esta crítica… pero atemperada por la decisión que adoptó en 2003: a partir de entonces, Fidel no sólo dejó de ordenar y aceptar ejecuciones si no que eliminó los “corredores de la muerte”. En los Estados Unidos, en cambio, todavía hoy 34 Estados, la gran mayoría de ellos con gobiernos del partido republicano, siguen siendo retencionistas y manteniendo el horror de los “corredores” durante muchos años.

En lo que respecta a su homofobia, se trata de otro error sin duda… que siguen manteniendo en España no pocas personas por motivos ideológicos o religiosos y, desde luego, en muchos países a los que, por intereses cortoplacistas, no censuramos. Hablando de fobias y racismos, la realidad europea y la perspectiva norteamericana son espantosas y merecen una tajante reprobación de todos los ciudadanos.

He sido testigo del extraordinario afecto que tenían por Fidel Castro los pueblos latinoamericanos. Recuerdo que en 1991 se celebró en Guadalajara el “ensayo” del V Centenario del “Encuentro” Iberoamericano. Como Director General de la Unesco había procurado, junto con el Prof. Urquidi, evitar reacciones adversas de las riquísimas culturas originarias, invitándolas a todas ellas a participar en la Cumbre. El Rey Don Juan Carlos y el Presidente Felipe González se sintieron especialmente confortados por la ensordecedora exclamación “¡Fidel, Fidel, Fidel!” que se escuchó en todo el trayecto de las autoridades hacia el Ayuntamiento. Al aparecer en la balconada –yo estaba al lado de la única mujer, Violeta Chamorro, Presidenta de Nicaragua- la muchedumbre sólo repetía enfervorizada “¡Fidel, Fidel!”. Ni un piropo a la dama, ni un agravio o desagravio a los otros mandatarios….

Pasaron los años y en octubre de 1995 se celebró la Cumbre en Bariloche, Argentina. Yo no había acudido desde Barcelona, 1992. Pero me llamó Enrique Iglesias diciéndome que era sobre educación y no podría faltar. Viajé a Buenos Aires desde donde, de madrugada, seguí a Bariloche con el Secretario General de las Naciones Unidas a la sazón, Boutros Boutros Ghali. Al aproximarnos al hotel, rodeado de una gran multitud, el adorable Boutros me dijo emocionado: “Federico, es alentador ver la consideración y aprecio que tiene la gente hacia las Naciones Unidas”. Sus sentimientos se vieron seriamente contrariados cuando, al llegar y abrir las ventanillas sólo se escuchó: “¡Fidel, Fidel!”…

En el mes de marzo del mismo año de 1995, Fidel Castro viajó a Paris y visitó oficialmente la sede de la Unesco, para seguir luego hacia la Cumbre de Desarrollo Social –la primera reunión sobre desarrollo “social” que se celebraba en 50 años!- que tenía lugar en Copenhague. En los registros de la Organización consta que nunca se acumuló tanto público y expectación, dentro del recinto y en sus entornos.

Me he entrevistado (siempre en altas horas de la noche) con el Comandante en varias ocasiones. En privado, hay que decirlo, también escuchaba. Coincidíamos en muchas cuestiones y discrepábamos también en muchas otras. Una madrugada, discutimos hasta el punto en que me dijo: “Estás cansado. Prefiero no seguir esta conversación”. Regresé al hotel… y cuando estaba desayunando se presentó sonriente comentando: “Yo estaba más cansado que tú. Discúlpame”. Y me acompañó hasta la misma puerta del avión.

Recuerdo vivamente las veces que coincidí con Gabriel García Márquez, visitando antes la Escuela de Cinematografía… y con Oswaldo Guayasamín, “el pintor de Iberoamérica”… y con Eusebio Leal, Alfredo Guevara, Armando Hart, Héctor Hernández Pardo, Abel Prieto….

Otra faceta que debo destacar del Comandante Fidel Castro es la facilitación de los Procesos de Paz. Para reiniciar el de Guatemala en 1992, conté, como había sucedido antes con el Presidente Vinicio Cerezo, que restableció la democracia en su país, con la intermediación del Comandante y cinco guerrilleros, presididos por Rodrigo Asturias, hijo del premio Nobel de Literatura Miguel Ángel Asturias, acudieron a la primera reunión que programé en los Montes de Heredia, en Costa Rica.

Este mismo año de 2016, asistí a finales de enero en La Habana a una reunión con las FARC, que habían ya alcanzado acuerdos muy importantes con el gobierno del Presidente José Manuel Santos, siempre con la recatada acción de los noruegos a quienes todos debemos especial gratitud por el qué y el cómo proceden en estos casos…

Fidel Castro protagonista del siglo XX. Todos dejamos de ser. Algunos, como él, siguen siendo leyenda. La historia hará un día balance y lo juzgará. Es totalmente improcedente juzgarlo ahora. Y, sobre todo, arrogarse la potestad de “absolverlo” o no… Se ha escrito que “su muerte despeja el camino hacia la democracia”. Es muy deseable… pero ¿hacia qué democracia? ¿Hacia la de Trump? ¿Hacia la de los “mercados” que han tenido la desfachatez de designar, en Grecia, cuna de la democracia, a un gobierno sin elecciones, sin urnas?. Nos hallamos en plena revolución digital. Por primera vez en la historia, los seres humanos saben progresivamente lo que acontece a escala planetaria y pueden expresar libremente sus puntos e vista. Pero, sobre todo, la mujer -“piedra angular” de la nueva era según el Presidente Nelson Mandela- adquiere con cierta rapidez el papel crucial que le corresponde en la toma de decisiones.

A 200 millas de los EEUU, Cuba es David frente a Goliat. Fidel Castro nunca se hincó y se convirtió en un referente mundial de la resistencia.

Fidel Castro ha muerto pero sus ideas permanecen. Ahora es preciso seguir lo que debe seguirse, aún a contraviento. Y modificar con tino aquello que debe modificarse. Porque, aunque los aferrados a la inercia no quieran reconocerlo, se está iniciando una nueva era en la que serán “Nosotros, los pueblos…” -como tan lúcidamente establece la Carta de las Naciones Unidas- quienes tomarán en sus manos las riendas del destino común… y, con las lecciones, entre otras, del castrismo y del neoliberalismo, releer la Constitución de la Unesco y la Carta de la Tierra, y la Declaración de los Derechos Humanos y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea… para proceder, con audacia, firmeza y rigor a inventar el por-venir que, por fortuna, está por-hacer. Y hacerlo con urgencia, porque podemos alcanzar puntos de no retorno, lo que constituiría un pecado intergeneracional inadmisible.

Sigamos, como hizo Fidel en muchos casos, a José Martí que, dirigiéndose a los jóvenes, les dijo: “La solución no está en imitar sino en crear”….

Federico Mayor Zaragoza

CRISIS POLÍTICA Y EXIGENCIAS DE MAYOR DEMOCRACIA

CRISIS POLÍTICA Y EXIGENCIAS DE MAYOR DEMOCRACIA
Por José Mora Galiana
Ante lo acaecido el 1 de octubre del presente año 2016, vista la grave crisis del PSOE, crisis del quehacer político, en general, y de la socialdemocracia en particular –en el conjunto de la UE-, es de suma importancia devolver la voz a la militancia, retomar la formación en las distintas agrupaciones, escuchar a quienes son afines a nuestra opción socialista en libertad, conectar con la sociedad, y profundizar en democracia, tal como se expresa en el artículo 6º y 7º de la Constitución de 1978, respecto de los Partidos Políticos y los Sindicatos, su estructura interna y su funcionamiento.
Además, ello implica aplicar también el artículo 9º de la Constitución a la hora de promover la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra para que dichos valores sean reales y efectivos, se evite la arbitrariedad y exista seguridad jurídica en las actuaciones internas y externas.
En el conjunto del Estado Español, el supuesto cambio de estrategia en el Comité Federal del PSOE tendrá que ser necesariamente democrático y conforme a normativa y derecho. Pero, si se quiere evitar un rompimiento mayor, habría que ser respetuoso también con quienes en conciencia mantuvieran el no en el Congreso por una cierta coherencia con lo defendido hasta ahora –por mandato federal-
Tras el trance principal de un año entre paréntesis, una vez pasada la página del desgobierno actual y evitadas unas terceras elecciones -negativas para el conjunto del Estado Español, para la sociedad de nuestro país, y para el PSOE en particular-, es urgente que el Comité Federal convoque un Congreso Extraordinario y que se avance en el doble sentido de una estructura interna y un funcionamiento más democráticos, con el fin de poder regenerar efectivamente el propio Partido y su Cultura Política de transformación de la Sociedad.
Las personas que ostentan cargos electos, ya sean alcaldes o alcaldesas, presidentes o presidentas de Diputaciones Provinciales o de Comunidades Autónomas, y las personas que nos representan en el Congreso y en el Senado, con independencia de su vinculación orgánica, se deben al conjunto de la sociedad y, en consecuencia, deben tener un especial sentido institucional. Ello implica, también ser discretos en sus manifestaciones públicas respecto a los conflictos orgánicos internos del Partido. Pero, además, orgánicamente se les debe respetar y no violentar encorsetándoles por medio de un aparato ortopédico impuesto que restrinja su quehacer responsable y conforme a derecho. El partido es instrumental, no es un fin en sí mismo, es un instrumento para lograr aquellos fines que sean realmente útiles al interés general.
Hay en las instituciones demasiado clientelismo a modo de extensión partidista que no beneficia sino que entorpece el sentido de la ética laica, de la profesionalidad y de la transformación efectiva de la sociedad. El remedio no está en los “aparatos” ortopédicos y orgánicos sino en mejorar y profundizar en democracia, en los partidos políticos, en los sindicatos, en las asociaciones y en la actividad cívica o profesional –pública o privada-.
Volvamos, pues, al Derecho y a la normalidad, y afrontemos cuanto antes una necesaria regeneración democrática por la igualdad y la libertad, que son la síntesis de toda Justicia Social.
La cuestión es de suma urgencia por cuanto que la prolongación de las crisis políticas internas nos distraen de los grandes temas y cuestiones del mundo actual que van desde las catástrofes motivadas por el propio dinamismo físico de la naturaleza hasta las motivadas por las intervenciones irracionales y armamentísticas de los animales humanos y sus Estados. También el conjunto de la Comunidad Humana hay que construirla desde la igualdad y la libertad, conforme a la Justicia.

IMPLOSIÓN EN EL PSOE

IMPLOSIÓN EN EL PSOE

Manuel de la Rocha Rubí

Publicado en Info Libre el 05/10/2016 a las 06:00

En 44 años de militancia en el PSOE nunca había vivido una situación como la que hemos sufrido esta última semana, de un ataque despiadado por parte de dirigentes y cuadros al secretario general, con ayuda de los medios de comunicación, elaborando una estrategia de derribo que ha abierto una profunda sima en el interior del partido y un distanciamiento muy grave de una parte importante de los simpatizantes y votantes socialistas.

Lo primero que creo que hay que lamentar es la pérdida de respeto al militante y al dirigente. Yo me alimenté de una cultura de partido de larga tradición, heredada de socialistas como Gómez Llorente y otros muchos, conforme a la cual en el PSOE se respetaba a los dirigentes y de forma singular al secretario general. Ni en los más duros enfrentamientos del ala izquierda del PSOE con Felipe González a partir del 28 Congreso, incluida la dimisión de éste último, se trató al secretario general como lo han hecho algunos –muchos– en este último tiempo. La intervención de la presidenta del Comité Federal afirmando que ella era “la única autoridad”, despreciando al secretario general, es un buen ejemplo. Como la de Lambán en el Comité Federal, quien tras una intervención de Pedro Sánchez tomó la palabra para manifestar duramente que no lo reconocía como secretario general. Desde el Congreso de Toulouse de 1972, con la ruptura del PSOE histórico, nunca se había llegado a tal dislate.

Todo parece indicar que la discrepancia política se ha sustituido en muchos por el desprecio a la otra parte y por un sentimiento de propiedad del partido incompatible con el más mínimo sentido socialista. Ésta es, en mi opinión, una de las razones de la campaña contra Pedro Sánchez que ha acabado con una operación palaciega de derribo, las 17 firmas de dimisionarios, diseñada con desconocimiento de los estatutos, ejecutada a base de presiones y en cuyo Estado Mayor han participado no sólo baronesa y barones, sino antiguos dirigentes del partido, a quienes parece que ha importado poco el lamentable espectáculo dado y el profundo desgarro generado, con tal de echar a Pedro Sánchez.

Sencillamente porque éste fue elegido para ser tutelado, para que Felipe y otros exdirigentes, más Susana Díaz y algunos barones de menor peso político, pudiesen actuar a través de él. Pero Pedro Sánchez se autonomizó y quien parecía un mandado quiso ejercer su condición de secretario general sin depender de aquellos. Y no se lo han perdonado.

Yo no voté a Pedro Sánchez, sino a Pérez Tapias, por quien hice campaña en muchas ciudades de este país. Pero además de aceptar a aquel y respetarle como secretario general, a muchos nos han ido interesando posiciones que iba adoptando en relación con el Gobierno, el PP y el posible entendimiento con Podemos y otras fuerzas políticas. Y según los sondeos, ésa era y es la posición mayoritaria de las bases del PSOE y de sus votantes. Precisamente lo que sus mentores no compartían y por lo que le han venido marcando y negando en los últimos tiempos.

Pedro Sánchez ha cometido algunos errores importantes. Desde luego con la decisión antidemocrática que adoptó en relación con la Federación Socialista Madrileña, que tanto alabaron quienes ahora le repudian, incluido El País. Como se equivocó el lunes pasado cuando decidió llevar al Comité Federal una propuesta de Congreso en diciembre con primarias en este mes de octubre, en lugar de plantear de cara que el Comité debatiera autorizarle a negociar un gobierno alternativo. Hubiera forzado con ello a que sus opositores se retrataran a favor de la abstención a Rajoy, sobre lo que pretenden pasar de perfil y que sean otros –ahora la Gestora– quienes lo propongan.

Porque el fondo del desacuerdo es éste, la política de alianzas. No quieren ningún tipo de pacto o entendimiento con Podemos, sino que prefieren que gobierne Rajoy, como defiende Felipe González. Y aquí, lo quieran o no, coinciden la derecha del PSOE con las fuerzas del stablishment político y económico, incluido Bruselas, que quieren que siga gobernado el PP, quizás con más controles que antes.

Y menos aún quieren que se pronuncien los militantes del PSOE, a los que temen muchos de sus dirigentes que ahora se han impuesto. Por eso más de uno ha afirmado ya que “el problema son las primarias”, que no permiten el control del proceso y que salga elegido quien ellos apoyen para hacer precisamente lo que en cada momento ellos decidan.

Pero el intento de formar una mayoría con Ciudadanos, Podemos y fuerzas nacionalistas no sólo era una opción posible, sino desde mi punto de vista necesaria para nuestro país, y desde luego deseable para muchos socialistas. Y a pesar de todas las desconfianzas que genera su secretario general, Podemos es una fuerza de la izquierda que tiene cinco millones de votos de los que tres eran antes votantes socialistas. Hacer política de izquierdas, o simplemente progresista, pasa por intentar ese acuerdo, como quería Pedro Sánchez. Ignorarlo es desconocer qué está pasando en la izquierda en este país.

Pero ahora Pedro Sánchez ha caído, la pieza está tomada en contra de las bases del PSOE y del electorado de izquierdas. El PSOE está desgarrado, la moral de los militantes hundida, el apoyo de muchos votantes perdido. En un par de semanas la nueva Gestora del PSOE ordenará al Grupo Parlamentario que se abstenga en la investidura de Rajoy, el PP gobernará varios años, generando más desigualdad e incrementando el problema territorial, y el PSOE tardará años –muchos– en recuperar lo perdido. ¿Para esto había que montar esa operación derribo? ¡Qué triunfo!
____________________

Manuel de la Rocha Rubí es abogado y exdiputado del PSOE

NO A LOS DESPROPÓSITOS MUNICIPALES

NO A LOS DESPROPÓSITOS MUNICIPALES

Por José Manuel Llamas

Los gobiernos municipales de los dos primeros municipios de España, Madrid y Barcelona, formados por Podemos y sus confluencias, que prometían cambios sin fin hasta llegar a la ciudadanía más afín a la misma gloria, requieren un cierto seguimiento para saber de su evolución y logros.
Ambos gobiernos son, sin duda, una fuente de noticias dignas de pasar al anecdotario español de los despropósitos.
No es necesario repetir anteriores ocurrencias de la señora alcaldesa de la capital de España, en relación a la limpieza de colegios y calles, la interpretación de determinadas tradiciones o actos culturales, incluso la aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Sus tres últimas son suficientes para hacer una nueva desvaloración de la labor municipal de la alcaldesa si se tiene en cuenta que, por los mentideros de la villa, se insiste que no hay recuerdos de haber padecido una ciudad más sucia que la actual, con mayores problemas en el tráfico, extrema desorientación de la policía municipal y mayor obstrucción, de la habitual y propia de la Administración Local, a todo tipo de actividades generadoras de empleo y de riqueza.
De las tres últimas ocurrencias una, la de implantar en la piscinas municipales un día a la semana sin bañador, no pasa de ser una satisfacción para la minoría de nudistas que habían solicitado al Ayuntamiento disponer de “una” instalación donde poder practicar el nudismo, y un mal rato para la mayoría de los usuarios de las piscinas del municipio que probablemente decidan no ir a las piscinas municipales un día a la semana, porque su concepto de la estética no esté en concordancia con el nudismo y no quieran exhibir su desnudez ni ver la ajena.
La segunda es una muestra más del uso y abuso de la arbitrariedad por parte de algunos políticos cuando están en el poder, en este caso se trata de aplicar en el municipio de Madrid una rebaja del impuesto de bienes inmuebles, aunque sólo se hará efectivo en algunas zonas de la ciudad, aquellas donde sus ciudadanos han sido más favorables con su voto a Podemos.
La tercera ocurrencia es diferente y puede ser además de un problema de ilegalidad grave, un proceder impropio de un Estado democrático y de derecho. Se trata de la propuesta para implantar los llamados jurados vecinales. Los mismo estarían presididos por un gestor de barrio, nombrado a dedo por el Ayuntamiento, responsable de la llamada unidad de policía comunitaria formada por voluntarios nombrados, también, a dedo por el Ayuntamiento. Al parecer tendrían como objetivo solucionar los problemas que surgieran entre los vecinos. Aunque no lleguen a ser -como apuntan algunos medios de la derecha- unos soviets, similares a los implantados en Cuba y Venezuela, son sin duda una demostración más de sectarismo y burla a la legalidad vigente, pues tanto la jurisdicción como la policía judicial están perfectamente reguladas por leyes así como sus competencias, ajenas por supuesto a la Administración Local. Ello, para una persona que ha sido juez durante muchos años, debería estar claro.
En Barcelona, la señora alcaldesa, que ha logrado el apoyo del PSC, no termina de distinguir las obligaciones del gobierno municipal con sus sentimientos de antigua ocupa. Así lo ha demostrado en la crisis relacionada con el desalojo de propiedades ocupadas por orden judicial y desórdenes públicos relacionados con tales actuaciones. Permanece, también, ajena a la proliferación descomunal, en Barcelona, de los llamados manteros, sin tener en cuenta que ellos son víctimas de mafias perfectamente organizadas, que los tratan como esclavos, y por supuesto son una competencia ilegal al pequeño comercio de la ciudad. Por último, en la misma línea de la alcaldesa de Madrid, además de aumentar las dificultades para la implantación de actividades económicas se atribuye competencias que son exclusivas de la Administración Central.
Pasan los días y los gobiernos municipales regentados por Podemos y afines incrementan sus actuaciones anecdóticas que acaparan la atención de los medios de comunicación, con intenciones claramente antisistema, pero sus gobiernos no materializan en las ciudades ningunas de sus promesas porque nunca pasan de las ocurrencias.
Las ocurrencias, aunque puedan ser geniales a veces, en estos casos de gobierno local ciudadano, si no son actuaciones responsables y coherentes, producen daños a la convivencia armónica de la diversidad y la pluralidad de la ciudadanía que desea, sobre todo, que se solucionen los problemas más acuciantes en lo que a competencias locales se refiere: servicios públicos efectivos y de calidad; obras propias, urbanismo y vivienda; contenedores y recogidas de basuras para mantener limpia la ciudad; policía local; servicios sociales de atención a las personas, con el fin de evitar exclusiones; circulación fluida, creación de empleo; y fomento de la participación ciudadana responsable en todos y cada uno de los Distritos.

José Manuel Llamas