CUIDÉMONOS Y CUIDEMOS EL PLANETA TIERRA

Desde finales de 2020 se había popularizado la exigencia de “cuidarse” – en un contexto de pandemia covid – y, superando el individualismo, nos abríamos a un sentido amplio, inclusivo y comunitario, como forma de entender la vida y de dar vida. Hoy, la exigencia del cuidarnos y del cuidado se agranda hacia la Naturaleza, es decir hacia nuestra Casa Común que es la Tierra.

         En efecto, en la Agenda 2021, de National Geographic –por un mundo mejor y más sostenible- se incorporaban “17 objetivos para un gran fin: transformar el mundo”. La pregunta es muy clara: ¿Podemos acabar con el hambre, lograr la igualdad de género o detener el cambio climático de aquí a 2030?

         Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son:

  1.          Acabar con la pobreza
  2.          Hambre cero
  3.          Salud y bienestar
  4.          Educación de calidad
  5.          Igualdad de género
  6.          Agua limpia y saneamiento
  7.          Energía asequible y no contaminante
  8.          Trabajo decente y crecimiento económico
  9.          Industria, innovación e infraestructura  
  10.   Reducción de las desigualdades
  11. Ciudades y comunidades sostenibles
  12. Producción y consumo responsables
  13. Acción por el clima
  14. Vida submarina
  15. Vida de ecosistemas terrestres
  16. Paz, justicia e instituciones solidarias
  17. Alianzas para lograr los objetivos

         Estos objetivos fueron suscritos por 193 jefes de Estado en septiembre de 2015, y fueron presentados en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. ¿Por qué no se ponen en práctica? ¿Por qué sigue siendo el supremo poder económico elitista y ultraconservador el que condiciona, domina o coarta las posibilidades de alianzas solidarias que conjuguen igualdad y libertad?

         Como nos ha indicado Federico Mayor Zaragoza, a principios de noviembre de este año:

         “En el «otoño esperanzador «de 2015, con el Presidente demócrata Barack  Obama en La Casa Blanca, fue posible adoptar los Acuerdos de París sobre Cambio Climático y la Resolución para «transformar el mundo» en la Asamblea General de las Naciones Unidas, para la urgente puesta en práctica de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Era especialmente relevante y oportuna porque, ¡al fin!, incorporaba a la ciudadanía mundial, consciente de la gravedad de la situación, a la acción adecuada y responsable para las generaciones venideras. 

         Pero, a los pocos meses, llegó el insólito Donald Trump a la presidencia norteamericana, con todos los supuestos hegemónicos del partido republicano, y declaró -eso sí, con gran vivacidad y presteza- que no pondría en práctica los acuerdos de París ni la Agenda 2030… Y silencio. El resto del mundo, silencio.”

         ¿Qué ocurre ahora? El mismo Mayor Zaragoza lo acaba de expresar este 17 de noviembre:

         “A pesar de los excelentes informes científicos que, una vez más, alertaron sobre la necesidad de adoptar medidas apremiantes y poner en práctica sin ulterior demora los Acuerdos de París sobre el cambio climático y la Agenda 2030 de la Asamblea General de las Naciones Unidas «para transformar el mundo»,… a pesar de la presencia de múltiples y activas instituciones y representantes de la ciudadanía mundial, con múltiples jóvenes de especial capacidad informativa… a pesar de países convencidos de la impostergable necesidad de resolver, sin vacilaciones, las presentes tendencias… al final ha sido, de nuevo, el «gran dominio» (financiero, militar, energético, digital, mediático) el que ha aplazado, con total irresponsabilidad intergeneracional, la adopción de medidas que pudieran detener, todavía , la presente deriva ecológica.

         Urge cambiar el foco del desarrollo humano, mujeres y hombres, pueblos y naciones, de modo que sea un desarrollo integral, sostenible, solidario y especialmente cuidadoso con el Medio Ambiente, es decir, con la Naturaleza, que es nuestra Casa Común, en el Planeta Tierra.

         ¿Qué necesitamos? Alianzas eficientes de Estado; sentido común. Alianza de Universidades, Ciencia y solidaridad efectiva; derrotar unidos la Covid 19 y otras enfermedades endémicas del globo; y construir un mundo más culto, saludable, justo y equitativo, desde la conjunción de la Ética y la Praxis Política.

3 comentarios en “CUIDÉMONOS Y CUIDEMOS EL PLANETA TIERRA

  1. Muchas gracias por el excelente trabajo que realizáis.

    ¡¡¡ ENHORABUENA ¡¡¡

    Saludos y de nuevo, GRACIAS.

    Jaime Montaner Roselló

    ARQUITECTO

    DEMOPOLIS, Arquitectura & Ingenieria, S.L.

    Parque Empresarial «Vega del Rey»

    C/ Juderia, nº 2-2º.

    email: jmr@demopolis.es

    Tlfo: 954500234 Móvil: 617440400

    Camas, 41900-SEVILLA

    Pie de firma 4

  2. ¡Gracias por la reflexión y el recordatorio!
    Tal vez falte: voluntad, determinación, más formación, empatía y decencia personal y política…
    En el ambiente escolar donde me muevo, me llama la tención lo desconocido que son los ODS. Es escaso el profesorado que trabaja con ellos. Sin embrago, los palmeros de algunos grupos ultras de España tienen bien claro que estas metas son política y socialmente peligrosas (Protestas callejeras contra la Agenda 2030, porque los ODS fomentan la integración, la igualdad y el bien común). Reducen los ODS a un programa político del gobierno actual, olvidando que son unos objetivos globales aprobados por las Naciones Unidas.
    Sin embargo, la reforma educativa que se cuece en estos días no ayuda a tenerlos más en cuenta. Liderada por el PSOE nacional, este nuevo marco legislativo aísla y menosprecia materias donde estos temas son monográficos y objeto de estudio: Ética, Educación para la Ciudadanía y Derechos Humanos, Filosofía, Nuevos cambios sociales y relaciones de género, Sociología, Psicología, Antropología…
    ¿Dónde han quedado esos políticos con altas miras? ¿Por qué se ha adueñado el tecnicismo, el economicismo, el presentismo y la miopía intelectual del arco parlamentario?
    Os invito a los de la vieja escuela política a defender un Pacto de Estado educativo para que la educación sea un derecho fundamental garantizado y no un instrumento politizado. Un pacto donde se equilibre lo instrumental y pragmático, con lo sustancial y fundamental. Lo práctico con lo teórico. Lo común con lo optativo. Lo científico con lo humano. Lo tecnológico con lo personal…
    ¡Gracias!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s