INESTABILIDAD DE LOS MOVIMIENTOS EN POLÍTICA

INESTABILIDAD DE LOS MOVIMIENTOS EN POLÍTICA

En las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 surgió el movimiento político de Podemos como fuerza parlamentaria, lo que dejó boquiabiertos a un alto porcentaje de españoles al conseguir más de un millón doscientos cincuenta mil votos, a los que correspondieron cinco escaños. Una consecuencia directa de la crisis económica que tuvo una gran incidencia en España.
Al mismo tiempo los dos grandes partidos, PSOE y PP, perdieron un número considerable de escaños y ganaban representación parlamentaria otras fuerza políticas. Era la primera prueba de que el bipartidismo daba muestras de extrema debilidad y marcaba el camino a la desaparición de la alternancia metódica y fácil en el gobierno del país.
Como consecuencia de estos resultados los dirigentes del movimiento Podemos se consideraron como los primeros representantes de las fuerzas progresistas de España y estaban convencidos de que ganarían las próximas elecciones generales y gobernarían el país.
En su entorno se agruparon, compartiendo tales quimeras, un número considerable de pequeños partidos de extrema izquierda que aunque habían concurrido a diversas elecciones nunca consiguieron ser elegidos para formar parte de las instituciones parlamentarias. Allí estaban desde los anticapitalistas hasta los partidos que se declaraban marxistas-leninistas, marxistas-estalinistas y maoístas. Por suerte para los ciudadanos de este país, de nombre España, tales predicciones no se cumplieron.
Es cierto que el bipartidismos sufrió considerables perdidas, que en los dos mayores municipios del país hubo una dispersión enorme de votos y terminaron por ser regidos por figuras populistas con apoyos de otros partidos, algunos de difícil comprensión, pero el movimiento Podemos ni se erigió en el primer partido de la izquierda ni se aproximó a ostentar el gobierno del país.
Como esperaban algunos observadores políticos el movimiento Podemos, que en apariencia se convirtió en un partido político, comenzó al poco tiempo a tener problemas internos y además de perder a muchos de sus seguidores, algunas de sus figuras claves fueron marginadas por el secretario general que posiblemente soñaba que España era la Rusia de principios del siglo XX y él estaba al frente de los bolcheviques.
Las últimas deserciones del partido Podemos han sido de algunos de sus fundadores y otras figuras de cierta relevancia, que han optado por integrase en otras opciones populista que tienen, al parecer, un mejor panorama para satisfacer sus ambiciones personales en política.
Ante esta situación, tan propia de un partido de las características de Podemos, uno de sus dirigentes, merecedor de un estudio y tratamiento psiquiátrico, ha lanzado un mensaje absurdo: si Podemos pierde votantes y por lo tanto representación en las instituciones, irá en contra del PSOE. Esta opinión la han compartido algunos comentaristas políticos. Lo hacen con el pensamiento puesto en posibles coaliciones, que ya la realidad ha demostrado son contrarias a la esencia de la socialdemocracia.
El PSOE debe hacer un programa de gobierno adecuado para captar los votantes que dejarán a Podemos ante su extrema inestabilidad. El PSOE puede mostrarse como un partido socialdemócrata con capacidad de contar con dirigentes que lo lleven a recuperar los escaños necesarios para ser un partido de gobierno, sin necesidad de contraer compromisos con fuerzas políticas poco recomendables.
De ser así, estaría dentro de lo posible que a los partidos conservadores no les baste pactar entre ellos para gobernar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s