EL BUENISMO, CAMINO DIRECTO A LA NECEDAD

EL BUENISMO, CAMINO DIRECTO A LA NECEDAD

En los mentideros de la época, eran los años sesenta, se aseguraba que el dictador sufrió un tremendo ataque de ira tras ver en el cine del Pardo la proyección de la Película Veridiana, de Luis Buñuel, y dio la orden terminante de destruirla pues ningún español decente podía ver tan enorme escarnio.
Esta obra maestra del cine español, en colaboración con el mexicano, que se salvó de ser destruida gracias a la copia que la protagonista consiguió sacar del país, fue palma de oro en el festival cinematográfico de Cannes el 18 de mayo de 1961 y el Vaticano la condenó por blasfema.
El contenido básico de la película es una crítica sin paliativos al concepto rancio de la caridad cristiana, y tal como marchan los asuntos políticos de este país, esa caridad cristiana podía tener una apreciable similitud actualizada con el buenismo en política, que marca el camino directo a la necedad, con consecuencias muy negativas. Vale la pena ver la película para comprenderlo.
Sea contrapartida o no el hecho es que se están haciendo los trámites oportunos para trasladar a presos etarras a las cárceles de la Comunidad Autónoma Vasca. Los buenistas definen la operación como acción humanitaria y dicen: pobres presos y pobres familias tenerlos tan lejos de su tierra natal. Esos pobres hombres son asesinos condenados por los crimines de sangre que cometieron, no solo mataron dejaron, también, miles de heridos disminuidos anímica y físicamente para el resto de sus vidas.
Los asesinos no se han arrepentido y si tuvieran armas y posibilidades, probablemente, volverían a asesinar sin importarle lo más mínimo el daño que hacían.
Con el acercamiento de presos etarras se pone fin al acertado plan de dispersión puesto en marcha por el gobierno de Felipe González en 1988.
Allí, en su tierra natal, los asesinos etarras podrán reunirse y conspirar para fines que no serán precisamente los más adecuados para beneficio de todos los ciudadanos de este país.
Otro posible pago o contrapartida, con justificación también en el buenismo humanitario, con el argumento de que siendo buenos y dialogantes se arreglan todos los problemas de cualquier país, está en el traslado de los presos independentistas catalanes. Algunos de ellos ya están procesados por rebelión contra el Estado de Derecho, pues intentaron dar un golpe contra la soberanía nacional para constituir la republica de Cataluña.
Estos presuntos delincuentes no se han arrepentido de sus actos criminales contra el pueblo español, sino que están dispuestos a repetirlos si tienen posibilidad de hacerlo. Allí en Cataluña con unas competencias de prisiones trasferidas a la Autonomía Catalana, otro de los muchos errores de los gobiernos de Madrid, tendrán todas las posibilidades imaginables para conspirar y organizar el próximo intento de golpe. Ya han sido recibidos y tratados como héroes, algunos de ellos, por instituciones catalanas.
Si estos independentistas, descerebrados y supremacistas, tuvieran a sus órdenes unas fuerzas armadas de entidad estarían dispuestos a retroceder al siglo XIX para iniciarla la cuarta guerra carlista.
El dialogo en política es imprescindible cuando ambas partes están dispuestas para negociar, dentro de la racionalidad y sabiendo respetar los límites que imponen las leyes de un Estado de Derecho, y con el objetivo del interés general no el de unos cuantos.

Anuncios

Un pensamiento en “EL BUENISMO, CAMINO DIRECTO A LA NECEDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s