LOS GOBIERNOS OCCIDENTALES Y LA INTENTONA TURCA

LOS GOBIERNOS OCCIDENTALES Y LA INTENTONA TURCA

Cualquier golpe de Estado es condenable y aún más si se hace contra un gobierno elegido democráticamente.
La noche de 16 de julio de 2016 los gobiernos de todo el mundo guardaron silencio ante el movimiento golpista que tuvo lugar en Turquía, por parte de algunos militares. Fue un proceder impropio de los regidores de estados democráticos y especialmente condenables el de los occidentales. La impresión era que esperaban el resultado final para actuar en consecuencia. Solo cuando la información apuntaba a que había fracasado la intentona golpista procedieron a condenarla.
¿Qué querían que ocurriera realmente?
Turquía además de ser miembro de la OTAN, es aliado preferente de USA y aspirante a integrase en la Unión Europea. Es en la actualidad un freno a los refugiados que pretender llegar a Europa procedentes de países que fueron antes de la primera guerra mundial parte del imperio otomano, la actual Turquía, lo que está recogido en un convenio con la UE.
La posición actual del presidente de la Republica Turca y de su gobierno ante el Islam despierta la desconfianza de los países occidentales. En los últimos tiempos, además, su democracia estaba perdiendo calidad y el problema curdo tomaba una entidad diferente, al enfrentarse los curdos al estado islámico poniendo a Turquía en una situación complicada.
Es evidente que las acciones políticas del actual presidente del gobierno turco Recep Tayyip Erdogan y de su partido político, el partido de la justicia y el desarrollo, rezumaba autoritarismo y marcaba una dirección poco acorde con el espíritu laico, impuesto en la actual constitución turca. Tras la convulsa historia del país, antes y después del golpe militar de 1980, Turquía ha vivido un periodo de progreso económico y modernización considerable, lástima que las ambiciones del actual jefe de Estado y su adscripción religiosa haya derivado, al parecer, en una intentona fracasada –como prevista-, con unas consecuencias terribles.
Las purgas en el ejército, la policía, los maestros, los funcionarios públicos y la Justicia, los periodistas y, en general, entre toda la población, junto a la declaración del Estado de Emergencia con suspensión del Tratado de protección de los derechos humanos, y con la posible implantación de la pena de muerte, marca una dirección tenebrosa.
Es difícil saber hasta los extremos que puede llegar este dirigente político, marcado por la religión islámica hacia el fanatismo y con deseos desmedidos de poder, lo que ha demostrado a lo largo de sus últimos años de estar primero en la jefatura del gobierno y después en la presidencia de la república. Ha procedido como un monarca absolutista por sus actuaciones y por la magnificencia con la que vive, con deseos de tener un poder absoluto.
Es posible que la intentona golpista facilite un golpe de Estado triunfante, pero dado desde el poder constituido legalmente.
Si la República Turca se suma, con el proceder propio de un Estado religioso, a los Estados islámicos no democráticos los frentes islamistas se multiplicarán y Occidente se enfrentará a nuevas y serias dificultades.
¿Cuál será el papel de nuestro país que estará en la frontera, y de Al-Andalus, en el pensamiento de los islamistas más fanáticos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s