ELECCIONES GENERALES 2016: ¿DE MAL EN PEOR?

ELECCIONES GENERALES 2016: ¿DE MAL EN PEOR?

Desde una perspectiva socialista da un poco de grima analizar los resultados de estas elecciones porque, en los últimos años, cada vez que sufrimos un mal resultado electoral viene el siguiente y lo empeora. Esto es así desde la segunda y nefasta legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero hasta hoy. Es decir, al contrario del amor que se incrementa: Menos que ayer pero más que mañana.
En todo caso, vamos a plantear cuál es, a nuestro juicio, la situación en la que quedan las distintas fuerzas políticas que actúan sobre todo el territorio.
1) Al Partido Popular les ha funcionado la polarización de la campaña y el voto del miedo ( ¡Que vienen los extremistas¡) que ha tenido la virtud de movilizar a su electorado. También les han ayudado las encuestas que todas daban verosimilitud al avance de Podemos a sólo tres puntos del PP.
Como fuerza más votada en estas Elecciones Generales, el PP está llamado a resolver el problema de la gobernación de este país y evitar unas terceras elecciones. Esa es su gran responsabilidad y debe hacer todas las concesiones y equilibrios necesarios para afrontarla con éxito, sin pretender transferir esta carga a otros partidos. Sus dificultades para alcanzar pactos, no ya de gobierno sino siquiera de investidura, provienen del arrogante manejo de la mayoría absoluta, sus despectivas formas de gobierno y la corrupción que pudre su organización.
2) El PSOE también debe evitar unas terceras elecciones que certificarían el fracaso de los políticos y de la política en nuestro solar, teniendo en cuenta dos premisas:
A) En nuestro sistema parlamentario gobierna quien tiene los apoyos suficientes en el Congreso.
B) A despecho de la polarización de la campaña, nuestro adversario es el PP y los electores no han dado su voto para apoyar y mantener a este partido en el gobierno.
El PP debe encontrar entre sus afines ideológicos el sostén necesario y de paso abordar el problema territorial de España, esto implica hablar y pactar con PNV, CDC y ERC.
El PSOE, salvo caso de gobierno de concentración nacional (sin el PP) debe ocupar el lugar señalado por los electores: La oposición. Esta etapa en la oposición nos servirá para recomponernos, clarificarnos, elaborar un programa atractivo, elegir una Ejecutiva que sigamos todos y sobre todo para preguntarnos por qué no somos capaces de suscitar la confianza mayoritaria de los españoles.
3) Podemos no cumple ni de lejos sus expectativas. Estos politólogos de alta escuela han ignorado un hecho esencial: La política no es una ciencia exacta y por tanto 2+2 casi nunca son 4. Sus tácticas oportunistas con IU, sus bandazos ideológicos según donde sople el viento y su arrogancia en la pasada legislatura, los han conducido a la casilla de salida sumidos en un mar de dudas. Para aclarar lo ocurrido han hecho algo típico de profesores universitarios: encargar un Estudio. Nosotros le recomendamos confiárselo a una de las empresas que elaboraron las encuestas de estas Elecciones Generales. Su máximo profeta ya ha hecho una predicción de futuro: “Las próximas Elecciones Generales podemos ganarlas o pegarnos una hostia de proporciones bíblicas”. Eso o quedarse en una medianía más o menos relevante. Veremos.
4) Ciudadanos tampoco cumple sus expectativas y a pesar de que pierde poco porcentaje de voto -0,9 se deja 8 escaños y su opción pierde fuerza. Sigue siendo una esperanza para la parte del electorado de centro-derecha que quiere reformas, gente honrada y libre del pesado fardo de la corrupción. Han sido los más sañudos con Rajoy durante la pasada campaña, pero pensamos que terminarán pactando con el PP por afinidad y porque este partido los necesita desesperadamente.
Así pues, tenemos un Parlamento fragmentado, con importantes pulsiones territoriales, el partido más votado y el más corrupto con diferencia que probablemente gobierne España ha reforzado además su mayoría absoluta en el Senado; y todos los demás buscando su ubicación política y estratégica en un país donde la actividad de los actores públicos ya no será la misma.
En última instancia, si hubiera que favorecer la gobernanza del país desde el PSOE, con sentido de oposición constructiva, cinco deberían ser las condiciones ineludibles:
a) Promover las garantías de los derechos laborales, reformando de forma consensuada el Estatuto de los Trabajadores
b) Sistema de Salud Pública Universal para todos, mediante el establecimiento de una Ley General y una tarjeta de asistencia sanitaria estatal, reservando a las Comunidades la gestión práctica y eficiente.
c) Nueva Ley electoral, donde se contemple efectivamente que una persona es un voto.
d) Reforma Constitucional del Título I para garantizar derechos fundamentales y del Título VIII, sobre la división territorial del Estado, avanzando hacia el Estado Federal integrador, promoviendo a su vez la solidaridad interterritorial.
e) Impulsar la economía –sobre todo en su vertiente socioeconómica y de bienestar general-, respaldar el Estado Promotor y la planificación, introducir en el sistema financiero el sentido de lo público, y fomentar la moralidad de lo público frente a todo tipo de corrupción sistémica o individual.
¿Podría establecerse ese mínimo de condiciones de gobernanza para no ir de mal en peor?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s