ELECCIONES GENERALES 2015: PACTOS POSTELECTORALES

ELECCIONES GENERALES 2015: PACTOS POSTELECTORALES.

Existe entre la población un gran hastío de una cierta manera de ejercer el poder que orilla los intereses generales, para abordar aquellos asuntos que benefician en exclusiva a una minoría privilegiada. Tal es el caso de la derecha cuyos gobiernos siempre están orientados a preservar e incrementar la riqueza de los poderosos de la Tierra, lo que implica secuestrar el Estado Democrático y ponerlo al servicio del poder económico-financiero.
Si algo han dejado claro los electores, a la vista de los resultados del 20D, es que no quieren que ninguna fuerza política ostente el poder en solitario. Los electores han dicho: Estamos cansados de las mayorías absolutas, de sus peleas interpartidistas, y de sus intereses crematísticos. Pónganse de acuerdo y resuelvan los problemas sociales, económicos y culturales del país, porque eso justifica su existencia y para eso les pagamos. Pongan el Estado al servicio del conjunto de la sociedad. Así pues, es la hora de los pactos y sustraerse a estos e ir a unas nuevas elecciones generales -opción posible y aun probable- sería un fracaso de los políticos que tienen la responsabilidad en estos momentos y podría ser inoperante con unos resultados similares o muy parecidos, que nos dejarían en la misma situación seis meses más tarde.
El Comité Federal, máximo órgano del PSOE entre congresos, ha adoptado dos resoluciones:
1ª) No a la investidura de Rajoy u otra persona del PP.
2ª) Ha habilitado al Secretario General para que, una vez fracasada la investidura del candidato del PP, intente concitar fuerzas políticas en torno al PSOE que acuerden un programa de reformas y gobierno para la investidura de Pedro Sánchez.
Los acuerdos no son fáciles y cuentan con inconvenientes quizás insalvables. Tampoco ayuda las constantes advertencias e intromisiones de los barones y baronesas que parecen no haber entendido el dictamen de las urnas o están planteando luchas de poder interno que, en estos momentos, pueden conducirnos al suicidio como organización.
A nuestro juicio, hay las siguientes opciones:
A) Un pacto a tres PSOE, Podemos, Ciudadanos. El acuerdo debería incluir un gobierno de coalición para 4 años nucleado en torno al PSOE, donde este ocuparía la posición central que no de centro y tendría al menos, 4 grandes apartados programáticos:

1) Un programa de lucha contra el paro con políticas activas y reindustrialización y creación de tejido productivo, dotado económicamente con la amplitud que corresponde a la gravedad del problema, derogando la reforma laboral del PP y toda la hojarasca que se oponga a tal fin.

2) Un plan de emergencia social y de lucha contra la pobreza, que se ocupe del gran sector de la población que ha perdido el trabajo, la vivienda, las ayudas sociales, las ayudas a la dependencia. Es decir, que procure una vida digna para estas personas.

3) Un blindaje constitucional de los derechos laborales, sanitarios, educativos y sociales de la población.

4) Una reforma constitucional tan profunda como sea necesaria, que reconozca el carácter culturalmente plurinacional de España y encaje todas sus partes en el puzle general, negociando y atendiendo, en lo posible, las peticiones de los llamados nacionalistas. Al acuerdo habría que sumar al PP. Dicha reforma constitucional culminaría con una consulta al pueblo soberano que refrendaría o no el Gran Acuerdo.
El inconveniente radica, tal vez, en lo alejado de las posiciones que mantienen Podemos y Ciudadanos en cuestiones territoriales y económicas. No obstante, pensamos que el momento requiere una buena dosis de realismo, en el marco actual de la Unión Europea y del mundo globalmente considerado.

B) Un pacto con Podemos y otros, con la abstención de Ciudadanos. Tendría que incluir los 4 puntos anteriores y sería mucho más frágil y dependiente además de fuerzas centrífugas difíciles de contentar. También tenemos la duda razonable de la sinceridad de Podemos a la hora de negociar, pues no hay que descartar el que juegue al desgaste del PSOE, con la mirada puesta en unas próximas elecciones generales donde, según sus cálculos, sobrepasaría al partido socialista.

Los 4 puntos que señalamos no agotan ni mucho menos las posibilidades de acuerdo, hay muchos más asuntos que deben ser tratados, no obstante, nos parece que son básicos y deben ser tomados en consideración.

C) La gran coalición PP-PSOE. No vamos a desarrollar esta posibilidad porque pensamos que sólo estaría justificada en caso de emergencia nacional por ejemplo: Reino Unido nos declara la guerra o Cataluña, País Vasco, Galicia, La Comunidad Valenciana y Extremadura, se declaran independientes el mismo día a la misma hora. En estos casos y previa desaparición de Mariano Rajoy, podríamos comenzar a hablar de gran coalición PSOE-PP.

Nosotros deseamos lo mejor para nuestro país y, por tanto, nos inclinamos por gobiernos de izquierdas o centro-izquierdas que nos hagan recuperar la ilusión en un proyecto común y mejoren sustancialmente la vida de todos los españoles, en un marco constitucional propio del Estado Social y Democrático de Derecho, que defendemos.

Anuncios

2 pensamientos en “ELECCIONES GENERALES 2015: PACTOS POSTELECTORALES

  1. Pedro Sanchez lo tiene dificil pero vale la pena intentar un gobierno de izquierdas por el bien de este país y para que muchas personas que lo estan pasando muy mal, vivan un poco mejor.
    Necesitamos un proyecto de país que cuente con toda la población y no solo unos cuantos privilegiados que además son corruptos.

  2. Federico Mayor Zaragoza, en “Intolerable acoso de los mercados a la democracia” (Posted: 27 Jan 2016 10:06 AM PST), nos actualiza la siguiente reflexión práctica:

    “Igual que sucedió en procesos electorales anteriores –por ejemplo en Brasil o en Argentina- está ahora produciéndose en nuestro país una tumultuosa reacción de los “mercados” para que no se altere la “estabilidad económica” de España.
    O te sometes a las directrices neoliberales –Obama no lo ha hecho- o más aguda será una situación que favorecerá la huida de los capitales.
    Veamos algunos títulos de los últimos días: “Las dudas sobre la economía lastran a la banca y golpean duro a las bolsas”; “La UE alerta a España del riesgo inminente sobre su economía”; “Bruselas avisa del riesgo de la alta deuda pública en España”; “Prima de riesgo económica”…

    Parece ser que nos hemos habituado a la mayoría absoluta de tal forma que, después de cinco años de “leyes rodillo”, ya nadie sabe en realidad lo que es una democracia genuina.

    Por fortuna, la “mayoría absoluta” ya ha pasado y no debería nunca más volver, porque la palabra “absoluta” es, precisamente, la antítesis de democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s