ELECCIONES MUNICIPALES

ELECCIONES MUNICIPALES
El próximo 24 de mayo tendrán lugar en todo el país las décimas elecciones municipales de la democracia española.
Los gobiernos de los municipios que se elegirán serán 8.113 en el conjunto de España y, de ellos, 775 en Andalucía. Estos números van unidos a una variedad enorme en las características propias de cada uno de los entes locales que van desde el tamaño y la riqueza, o la ideología predominante, a la realidad social de la población; incluyendo, además, los mensajes electorales en los que basen sus campañas los partidos políticos que participen en las mismas, entre los que estarán no solo los dos grande sino otros y algunos de ellos con carácter estrictamente local, con pretensión de independencia respecto a controles o injusticias orgánicas partidistas.
Las elecciones municipales son peculiares, tal es la opinión generalizada, no solo porque es frecuente que prime la personalidad de los aspirantes a ocupar la presidencia del gobierno municipal sobre el partido a que representen, sino también porque la proximidad de la Administración Local a los ciudadanos hace que éstos estén más cerca del tratamiento que dan los responsables políticos elegidos a las principales necesidades de la comunidad y a las prioridades que establecen para atenderlas.
Hay fundamentos para decir que los municipios son la base sobre la que se desarrollan todas las actividades de la comunidad nacional, de ahí la importancia y trascendencia del funcionamiento de la Administración Local para el pulso económico y social de todo el país.
Las Administraciones Locales son sin embargo, en general, en lo que se refiere al servicio que debe prestar a los ciudadanos, de calidad ínfima y más parece que el ciudadano está a su servicio que a la inversa, que es no solo lo correcto sino lo obligado.
Estas carencias municipales ofrecen una especial relevancia en aquellos servicios municipales que se relacionan con la creación y funcionamiento de las actividades industriales de todo tipo y tamaño, con resultados nefastos para el interés general.
Si hay algún factor común entre los municipios españoles éste se podría concretar en que son un obstáculo enorme para las iniciativas privadas y públicas que conllevan puestos de trabajo y riqueza, lo que hace imposible llegar al grado de desarrollo que una sociedad moderna, como debía de ser la española, exige para el bien general.
Se habla con frecuencia de los cambios estructurales que son imprescindibles llevar a término en este país y la mayoría de ellos están imbricados con la Administración Local. Con seguridad nada relacionado con tales cambios se recogerá en la oferta política de los candidatos a ocupar la presidencia de los gobiernos municipales, que se centrarán principalmente en atacar a los oponentes más que a exponer sus planes para el municipio o, en su caso, para el gobierno del Ayuntamiento de los Ayuntamientos que son las Diputaciones Provinciales, cuyas misiones esenciales son prestar servicios técnicos y garantizar inversiones de infraestructuras en los municipios menores de 20.000 habitantes y en las Mancomunidades de los mismos.
Es sencillamente lamentable que aquellos ciudadanos con iniciativa para instalar cualquier tipo de actividad en un municipio tengan en primer lugar que enfrentarse a trámites burocráticos sin fin controlados por funcionarios que solo saben ponerles pegas, exigirles documentos, en su mayoría inútiles, cobrarles todo tipo de impuestos y dilatar durante años los trámites preceptivos para contar con la autorizaciones pertinentes. En definitiva tratan al ciudadano como si fuera culpable de no se sabe qué, más que como posible fuente de riqueza que contribuirá también a pagarles sus salarios de “SERVIDORES PÚBLICOS”.
Un alto porcentaje de las actividades sumergidas están inducidas por esta desastrosa situación. El caso más insólito del desmadre municipal está en las más de 250.000 viviendas ilegales construidas en Andalucía de las que probablemente la mayoría paguen los impuestos municipales y tengan suministro de agua, de energía eléctrica y de telefonía. Tantas incoherencias conforman una realidad inaceptable.
Sobran los planes para promover y proteger a los llamados emprendedores si antes no se termina con el desastre de la Administración Local. Agilizar la tramitación administrativa es responsabilidad de los políticos que gobiernen los municipios y de sus partidos. Es de esperar que en tal sentido vayan las campañas electores de las próximas elecciones y se dejen definitivamente –respecto a errores y corrupciones institucionales- el “TÚ MÁS” el “TÚ MENOS”, tan inútil como estúpido, a la hora de combatir caciquismo y emprender programas de transformación local.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s