MALÍ Y EL LEVANTAMIENTO DE LOS HOMBRES AZULES

CONCLUSIONES

44. La contraofensiva que Francia está llevando con el apoyo de militares de Malí, Chad y Níger sigue avanzando y arrollando a los pocos insurrectos dispuestos a defender su posición. Los bastiones yihadistas caen uno tras otro bajo el control de la coalición francófona. Konna, Gao, y luego Tombuctú…la facilidad con la cual la reconquista está haciéndose con el territorio del Azawad es impresionante, y nadie podía esperarla. A finales de enero, el proceso de liberación parece incontenible. No hay ninguna forma de resistencia ante el sólido avance francés. Tombuctú se abrió a la entrada de las fuerzas lideradas por el ejército francés sin la mínima oposición de los islamistas y unas pocas horas después, la misma suerte ha tocado a la última de las grandes ciudades del norte Kidal. Los ciudadanos vitorean a los liberadores, y confían en que el yugo islamista por fin se haya largado, llevándose consigo la espiral de la violencia perpetrada por los yihadistas, que estaba imponiéndose en la vida cotidiana de la población norteña. Como consecuencia del desarrollo de la guerra, los rebeldes se han refugiado en las montañas cerca de la frontera argelina contando con mayores posibilidades de huir de la captura y del juicio por parte de las autoridades judiciales nacionales e internacionales.

45. La intervención de París ha conseguido uno de los objetivos, el de liberar el Azawad de las milicias yihadistas. Quedan dudas sobre la espontaneidad de la actuación francesa. Bien lucha contra el terrorismo, bien desinteresado espíritu humanitario o bien responsabilidad histórica, por un lado; o bien control del complejo ajedrez geopolítico de Norte de África, de sus recursos minerales y del subsuelo todavía en exploración, por otro. De hecho, no hay más que reflexionar sobre algunos datos económicos para entender la importancia del área para Francia: en Argelia, alrededor del 41% de las importaciones son francesas; en Níger, Areva, empresa francesa dedicada a la producción de energías nuclear y renovable, controla las inmensas reservas nigerianas de uranio, y en Mauritania, otra compañía francesa, Total, está presente desde 2005 con el fin de gestionar las actividades que rodean los pozos de petróleo. El resultado de las investigaciones llevadas a cabo por la Autoridad para la Investigación Petrolera que han detectado la presencia del oro negro en el subsuelo de Malí, parecen conducir a las mismas obvias conclusiones sobre los intereses reales que han determinado la intervención relámpago de París, sin preocuparse demasiado por las consecuencias desestabilizadoras sobre el territorio.

46. En efecto, no hay que descartar la preocupante posibilidad de que las acciones violencias sigan durante un tiempo que se espera sea breve, con venganzas y ajustes de cuentas. Otro riesgo inquietante es que el conflicto se convierta en una guerra de guerrillas al estilo afgano, dado que el ejército francés está preocupándose solo de liberar las grandes ciudades, desinteresándose de pueblos y aldeas, que representan un terreno fértil para tramar operaciones sediciosas. El periódico The Economist en su portada ya ponía de manifiesto esta eventualidad respecto a la situación maliense, colgándole la etiqueta de “Afriganistán”.

47. Malí, sigue el destino de otros países afectados por el fuerte viento revolucionario de la primavera árabe. Un viento diferente en el caso maliense, pero igualmente portador de sangre, tragedia y desesperación. El área que va de Oriente Medio a África Occidental sigue azotado por las consecuencias directas e indirectas de los disturbios que hace dos años sacudieron a varios países de dicha zona. Y la verdad es que se duda de cómo la situación pueda desarrollarse.

48. La ininterrumpida guerra civil siria, los recientes disturbios egipcios, el recrudecimiento del terrorismo argelino, el nacimiento de nuevas franjas extremistas, la organización de células de Al Qaeda en busca de un segundo escondite tras abandonar las tierras afganas, y la persecución perpetrada en contra de las minorías de diferentes confesiones religiosas parecen esbozar un panorama y un porvenir profundamente oscuro para la inmensa región y sus desesperadas poblaciones.

NOTA: Tras lós Acuerdos de Transición en Ouagadougou (Burkina Fasso), anteriores a las elecciones de 2013, el Estado de Argelia ha servido de mediador entre lãs fuerzas rebeldes y El Estado maliense. En febrero de 2015 se há llegado a La quinta ronda de negociaciones (pourparlers d´Alger). Lo prioritário, para no seguir en recesión, es el respeto mutuo, La cohesión territorial y un desarrollo humano que asuma las prioridades de las infraestructuras básicas, La salud, La educación y la cohesión social, política y económica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s