PODEMOS, LUCILO PAYO ABRIL Y LA “POLLA DE AGUA”

PODEMOS, LUCILO PAYO ABRIL Y LA “POLLA DE AGUA”

Lucilo Payo Abril era canónigo penitenciario de la catedral de una capital de provincia de Andalucía y fue, además, durante los años cincuenta, ya con cierta edad, profesor de religión en diferentes colegios religiosos de la ciudad.
El penitenciario tenía dos dudas doctrinales que lo obsesionaban hasta el extremo de debilitar su fe y martirizarlo, porque nunca llegaba a superar, de forma definitiva, los interrogantes que le planteaban y siempre persistían sus dudas.
Su primera incertidumbre giraba en torno a la trasmisión del pecado original. En su opinión, lo provocó la mujer; y para intentar que sus alumnos lo entendieran y adoctrinarlos en tal sentido les ponía como ejemplo de referencia el matrimonio entre una terrícola y un marciano, si fuera posible, en cuyo caso los descendientes tendrían el pecado original, pero si la unión era entre un terrícola y una marciana la descendencia no tendría el pecado original. Cuando exponía esa teoría a sus alumnos de religión, éstos permanecían completamente indiferentes porque les traía absolutamente sin cuidado el pecado original y si lo trasmitía el hombre o la mujer. Ellos solo sabían que el asunto de tal herencia pecaminosa era un dogma, por lo tanto tenían que creer ciegamente en su contenido y en sus consecuencias nefastas de sumisión y arrepentimiento por ser pecadores por herencia.
La segunda duda de Lucilo giraba en torno al cumplimiento de la abstinencia de comer carne en determinados días del año y concretamente el tipo de alimentos permitidos. Su duda se acentuaba en relación a la polla de agua. Sus razonamientos eran que tal ave vivía en los ríos, se alimentaba básicamente de plantas de los cauces, larvas de insectos acuáticos, de renacuajos y pequeños alevines de peces de río, por tales razones para él era, desde el punto de vista de la abstinencia, más pescado que carne, aunque permanecía en la duda de no saber si era carne o pescado.
Cuando Lucilo exponía su segunda duda, en las aulas, los alumnos se exaltaban al escuchar de boca de un alto dignatario de la Santa Madre la palabra polla, palabra prohibida que tenía para ellos un significado muy concreto unido siempre a ciertos pecados, algunos de ellos incluso mortales.
Como resultado de tal exposición las clases terminaban por ser un barullo de tales dimensiones que resultaba imposible que el canónigo pudiera controlar a los alumnos para continuar con sus explicaciones. Era necesaria la presencia de otro profesor con prestigio entre los alumnos para que volviera la calma y las actividades docentes retornaran a la normalidad.
El partido político al que han puesto un nombre que nada dice sobre su ideología, es para la ciudadanía que oye sus mensajes como la polla de agua para Lucilo Payo Abril, ni carne ni pescado, aunque sus principales dirigentes proceden de partidos comunistas, desde el PCE-IU hasta el Partido Comunista de los Trabajadores, pasando por Izquierda Anticapitalista y Organización Comunista de España (Bandera Roja). Su presencia y mensajes han despertado un tremendo revuelo que probablemente a nada positivo conduzcan. Sus líderes quieren vender el producto a los votantes como un partido trasversal aunque lo hacen con el único fin de captar a todos los electores que deseen castigar a las dos grandes formaciones, bien definidas pero con un quehacer nada positivo en los últimos tiempos. En realidad, Podemos, es un partido trasversal de todas las organizaciones comunistas de este país.
Solo una política socialdemócrata rigurosa y de ética impecable, desarrollada por un partido centenario, pondrá orden en ese gallinero que no cesa en su barullo y que nada positivo trae para la gobernabilidad del país.
En cuanto al populismo que el mencionado partido arrastra y difunde con sus mensajes no está claro si fue el régimen venezolano quién se lo trasmitió a los líderes de esta organización, como herencia original, o fueron ellos quienes lo indujeron y desarrollaron en sus supuestas tareas de asesoramiento, aunque responde a ese principio carente de toda ética del fin justifica los medios, implantado como dogma por las tiranías.
Ante este dilema, Lucilo Payo Abril, como en el caso del pecado original, tendría que recurrir, también, a los marcianos para encontrar explicaciones.
Determinados medios de comunicación, propiedad de capitales foráneos, han dedicado sus mayores esfuerzos para divulgar y exaltar a la nueva formación política y sus mensajes, lo que la mayoría de las personas que piensan no entienden. Quizá si Lucilo Payo Abril viviera podría buscar argumentos para esclarecer tan chocante proceder.

Anuncios

Un pensamiento en “PODEMOS, LUCILO PAYO ABRIL Y LA “POLLA DE AGUA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s