GOBERNADORES DEL BANCO DE ESPAÑA

GOBERNADORES DEL BANCO DE ESPAÑA

La historia del Banco de España es relativamente corta para una institución con tal nombre, aunque muy compleja y llena de cambios.

El organismo primitivo se fundó en el siglo XVIII y, cómo no, durante el reinado de Carlos III. Llevaba, como tantas otras instituciones, en este país subyugado durante siglos por la Santa Madre, el nombre de un santo, aunque fuera también el del monarca, fue el Banco Nacional  San Carlos. Estaba bajo la protección de la corona aunque tenía carácter privado, y su función principal era el descuento de vales reales, equivalentes a la deuda pública actual.

Puede resultar sorprendente pero su primer director pasó en prisión seis años, por supuestas irregularidades en su gestión.

Recibió el nombre de Banco de España el año 1856, tras la revolución de 1854, antes la institución sufrió cambios, refundaciones y funciones diferentes tuvo el nombre del soberano de turno: fue el Banco San Fernando, por Fernando VII, y el banco Isabel II, aunque continuaba manteniendo su carácter  privado y era emisor de moneda.

Hasta el año 1962 no se nacionalizó y dejó de tener actividades como banco privado. Desde entonces hasta ahora, también ha sufrido considerable modificaciones y las últimas funciones que le han asignado están asociadas y condicionadas a la entrada de España en la zona euro, con el Banco Central Europeo.

Lo cierto es que está institución, que entre sus funciones primordiales tiene la de promover el buen funcionamiento y estabilidad del sistema financiero del país, ha tenido en los últimos años gobernadores que han dejado mucho que desear, por no decir que han sido un desastre para los intereses de los ciudadanos de este país.

Todos ellos, sin excepción, después de Mariano Rubio, que fue encausado por los tribunales de justicia, y protagonizó uno de los episodios más turbios y lamentables de la historia del Banco de España, han incumplido con su misión que es de gran importancia para la marcha de este país.

Cuando comenzó a inflarse la burbuja inmobiliaria y los banqueros se entregaban a diversas actividades perniciosas: “aquelarre” de sueldos disparatados, pensiones demenciales, bonos, y blindajes, o hacían préstamos millonarios a los “amiguetes” sin la menor garantía, formalizaban hipotecas a insolventes y por valor superior al que tenía el bien hipotecado, especulaban con el suelo en connivencia con políticos a los que financiaban inversiones de proyectos demenciales, sin el menor interés general, negociaban con productos financieros basura, y pedían ingentes cantidades de dinero a bancos extranjeros para llevar la deuda de los ciudadanos a límites demenciales, o realizaban otras muchas lindezas, los gobernadores del Banco de España salían a los medios para asegurar que el país tenía el sistema financiera más sólido, más eficaz y con más garantías del mundo y por supuesto añadían que a la economía del país le convenía una reducción salarial y un disminución de los tributos sociales, asunto que nada tiene que ver con sus funciones, con las que sistemáticamente incumplían para favorecer intereses bastardos.

Llegada la crisis, dichos señores tuvieron que terminar por reconocerla, no entonaron el mea culpa, y comenzaron  a informar a los tribunales sobre las actuaciones de los banqueros, en muchos casos delictiva, pero sí continuaron pidiendo la reducción salarial y la disminución de los tributos sociales.

El actual gobernador no ha podido controlarse y, en diferentes ocasiones, ha formulado la misma petición: reducción salarial y disminución de tributos con fines sociales.

La pregunta es obvia: ¿Ha estudiado a fondo el proceder de sus antecesores y el de los banqueros de los últimos años, para informar de las irregularidades en la gestión de los mismos – que sin duda las habrá en abundancia – al Ministerio Fiscal y a los tribunales?  Seguro que nada han hecho en ese sentido, que es un paso ineludible para que la entidad recupere la dignidad que necesita.

Los gobernadores del Banco de España ratifican, con su conducta, que cada día es más evidente que la clase dirigente de este país merece un buen suspenso y el cese colectivo inmediato.

El problema actual es cómo evolucionar de la “Democracia Vergonzante” a una “Nueva Democracia”, regenerada, responsable y justa.

Anuncios

Un pensamiento en “GOBERNADORES DEL BANCO DE ESPAÑA

  1. Como bien se desprende del articulo, esta institucion, que debia velar por los intereses del estado, solo velaba por los intereses de algunos banqueros, politicos y demas “gerifaltes”, que solo pensaban en sus intereses particulares. lo de encausar a sus directores, es un deber moral, y el pedirles responsabilidades, de lo que despues trageron esas actuaciones, y que ahora estamos pagando, asi com tambien tendrian que tener responsabilidades (y muchas), todos ls ministros de ecnomia y hacienda que hubo durante ese tiempo, y por dejadez de sus funciones, no inspeccionaron lo suficiente esas labores en los bancos. Lo que si está claro es que todas esas decisines en cadena, nos han llevado hasta esta situacion, de la cual todos ellos son responsables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s