CIEN DÍAS DE SUSANA

 

 

CIEN DÍAS DE SUSANA

 

En Andalucía, en poco más de tres años hemos asistido a dos cambios en la Presidencia de la Junta, en contraste con el largo y anestésico periodo de los mandatos de Manolo Cháves al frente de la Institución.

La Secretaría General del PSOE-A también ha cambiado dos veces de manos sin que, al parecer, la Organización haya sufrido ningún menoscabo importante que añadir al declive de la militancia y del número de afiliados que venimos padeciendo desde varios años.

Así pues ¿cuáles son los factores que inciden con más fuerza en la situación política andaluza? A nuestro juicio, tres aspectos son especialmente relevantes:

1.- Por primera vez el Partido Popular ha ganado las elecciones autonómicas en Andalucía. Cierto que, afortunadamente, su mayoría no les ha permitido gobernar y hoy, después de la devastación rajoyniana, no obtendrían los mismos resultados. No obstante, conviene no olvidar este dato de la realidad política porque debemos rectificar si pretendemos seguir gobernando esta tierra.

Hay unos datos de estudios sociológicos del CIS y del IESA que conviene tener en cuenta: El interés por la Política ha descendido entre 1992 y 2011 del 18´7% al 16´4%. Pero la desconfianza ha crecido del 19´7%  al 29¨4%.

2.-  Es la primera vez que gobernamos con IU en Andalucía. Hay que señalar que este es un verdadero gobierno de coalición. Existe un programa común previamente pactado y llevado a la práctica con gran coherencia, a pesar del escaso margen económico y la hostilidad del Gobierno Central, que marca diferencias en la asignación de recursos y en la forma de gobernar del PP en otras zonas del país. Esta política de la Junta favorece a los segmentos más débiles de nuestra sociedad.

Naturalmente, hay tensiones entre los coaligados pero, hasta ahora, IU se ha mostrado como un socio estable y fiable dentro de lo pactado, salvando incluso los cambios internos en su Organización.

Es probable que esta forma de gobierno se repita, por tanto, cuidado con dinamitar puentes sobre los que debamos transitar en el futuro.  Pues, en realidad, solo casi un 25% de la población andaluza se considera socialista.

3.- También es la primera vez que la máxima Magistratura Andaluza y la Secretaría General del PSOE-A  recaen sobre una mujer, que acaba de cumplir cien días al frente del Ejecutivo Autónomo.

En su discurso de investidura afirmó que el caso de los EREs fraudulentos en Andalucía le causaba “dolor y vergüenza”. Estos son sentimientos compartidos por todos los socialistas dignos de tal nombre. Sin embargo, a ella le cabe mayor responsabilidad: Debe establecer los controles previos necesarios y tomar las medidas oportunas para que, nunca más una trama delictiva como ésta se apropie indebidamente de dinero público que pertenece a todos los andaluces.

El cambio generacional era una necesidad política superadora de una cierta etapa de “dontancredismo político” que nos ha hecho perder mucha gente valiosa y nos mantenía cuasi fosilizados.

La llegada de esta mujer al puente de mando marca una nueva y más fresca y eficaz manera de hacer política en Andalucía. Sus primeros pasos en estos cien días parecen medidos, prudentes y encaminados a hacer valer ante todos el peso real de esta tierra.

En todo caso, le queda lo más difícil, algo que no han conseguido ninguno de los anteriores presidentes socialistas de la Junta de Andalucía: reducir el paro hasta niveles soportables para la población y sacar a Andalucía del furgón de cola de las CC AA del Estado Español.

Como dicen los especialistas, dentro de la economía y de la situación de Andalucía, el paro es el problema más importante.

Desde los datos que tenemos del CIS de 1978, el paro ha sido el problema persistente más importante, reconocido como tal entre el 60% y un 85% de la población (en estos momentos de crisis). Ese es el gran reto para la economía, la cultura y la política andaluza.

Se ha logrado, sin duda, una modernización en infraestructura y Servicios Públicos, sobre todo en Salud Pública y en Educación, a pesar de ciertas deficiencias de calidad y gestión. Pero la gran asignatura pendiente es lograr la incorporación e inserción de los desempleados  al mundo laboral activo, fortalecer la sociedad civil y lograr un nuevo espíritu formativo, emprendedor, cooperativista, profesional, solidario, creativo e integrador, acordes con el momento presente de la comunidad global.

Conviene, pues, pasar página y afrontar los retos del futuro con un nuevo impulso y una redoblada juventud en tal empeño.

 

Anuncios

Un pensamiento en “CIEN DÍAS DE SUSANA

  1. Un primer ciclo estaba ya claramente agotado. Se abre ahora el reto de un nuevo marco conceptual y práctico-práctico, para levantar definitivamente Andalucía. Ello implica cambios de mentalidad, incluso en la cultura empresarial y en la cultura laboral; pero implica también compromiso ético, social y político de mayor responsabilidad y de apertura permanente, potenciando la investigación para un desarrollo integral, humano, sostenible e inclusivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s