LA CLASE POLÍTICA

                LA CLASE POLÍTICA

   El presidente José Luis Rodríguez Zapatero dijo en una ocasión que había, al menos, cien mil españoles con capacidad y preparación para ser presidente de gobierno. Probablemente uno cualquier de esos cien mil lo hubiese hecho mejor que él, para hacerlo igual de mal que él-en su segundo mandato al menos- hay sin duda muchos más de cien mil.

   Un comentario generalizado es que uno de los grandes problemas que tiene este país, que se podía hacer extensivo a toda Europa, es la bajísima calidad de los miembros de la clase política sobre los que recae las distintas  obligaciones de los poderes del Estado a todos los niveles. Lo que se refleja en las encuestas que se hacen con periodicidad al considerar los ciudadanos que uno de los problemas principales del país son los políticos.

   Lo más grave del problema, sin embargo, no se trata del presente que ya es complicado, si no que no se vislumbra una solución para el futuro porque las organizaciones políticas parece ser que carecen de tal preocupación y no estudian el problema, al margen de los intereses personales de sus dirigentes, para intentar encontrar soluciones.

   Lo mismo sucede con los sectores profesionales especializados en la materia, que ante la situación lamentable por la que pasa Europa, arrastrada por una clase política incompetente, no dedican los esfuerzos necesarios para estudiar el problema y ofrecer soluciones.

   La primera pregunta que se debería hacer el ciudadano es, ¿por qué tiene que haber una clase política que termina por ser parasitaria del sistema? Los partidos han fomentado las llamadas juventudes de la organización para asegurar el futuro de la misma, pero lo hacen tan mal que lo que realmente fomentan es la profesionalidad de la actividad política desde la juventud y transforman a sus militantes, más jóvenes, en dependientes del sistema desde su más tierna edad. Pues, en vez de transmitir Cultura y Ética Política, promueven que vivan a costa del sistema partidista y nunca salen de él. Es fácil de entender que ante tal montaje muchos adolescentes acudan para integrarse al sistema y encontrar así un medio de vida desde el que ejercer el poder, como antes acudían a los Seminarios de la Santa Madre para poder estudiar, promocionarse y ocupar una responsabilidad jerárquica. Además la militancia, en general, tiende a desaparecer. Lo que puede terminar en que las organizaciones políticas solo las integren los profesionales.

   Los partidos no tienen en cuenta que la actividad política, con responsabilidades orgánicas o de poder, tiene que ser temporal y recaer siempre sobre ciudadanos que tengan actividades ajenas a la política, de las que vivan, y a las que tendrán que volver tras hacer un recorrido por responsabilidades públicas, a determinados niveles, cuya duración tendrían que limitar las propias organizaciones. Como no ocurre así, si no todo lo contrario, se facilita la corrupción y la decadencia de los organismos del poder.  Así hay miembros de la clase política que tienen un recorrido ilimitado que es incomprensible, llegando en algunos a límites injustificables de acaparamiento  de poder y parasitismo.

   En efecto, un militante puede tener cargos orgánicos en las juventudes del partido que en breve tiempo lo hará compatible con un puesto de concejal, podrá pasar después a ser miembro de un Parlamento Autonómico,  o a ocupar un alto cargo en algunas de las Administraciones Públicas, para aspirar paralelamente a formar parte del Congreso de los diputados o del Senado. Simultáneamente ocupará puestos de responsabilidad en las ejecutivas de su agrupación, para ir a la provincial y terminar en la autonómica o incluso escalar hasta la nacional. El recorrido puede ser total o limitarse hasta cierto nivel, donde puede permanecer año tras año como un profesional de la actividad política y nunca tendrá otra ocupación que no sea esa o algún destino de consolación en gerencias, consejos de administración de empresas públicas, o privadas donde el partido tenga sus influencias.  

    Otra pregunta que se tendrían que hacer los ciudadanos es: ¿Qué tienen que hacer los miembros de la clase política para llegar a encabezar un partido político o estar entre sus dirigentes, y por lo tanto aspirar a contar con el respaldo de las urnas para gobernar el país o tener altos cargos en las estructuras del Estado? La respuesta de cualquier político sería recurrir a la sobada frase de la elección democrática por parte de los afiliados a la organización. Pero tal respuesta es de una simplicidad que parece elaborada para atrasados mentales, (quizá este sea el modo como ve la clase política a los ciudadanos). Lo cierto es que el recorrido no es un concurso de méritos, sino de conspiraciones, compras, ventas, apaños, sumisiones, simulaciones, traiciones e incluso venganzas, “navajazos” y juegos sucios de enorme variedad y conflictividad interna (los mayores lo sabemos por experiencia). Un recorrido nada recomendable para personas de buena voluntad que busquen en la política el servicio público en el desarrollo de un proyecto colectivo. Los protagonistas de tales comportamientos tienen la ventaja de ocultarse en los momentos claves en listas electorales bajo las siglas de un partido político; nunca tienen que dar la cara individualmente, ya sea para aspirar a un cargo por elección democrática ante los ciudadanos, o sea como para rendirles cuentas de su quehacer.   

   El cambio de estas dinámicas perversas es responsabilidad de las organizaciones políticas y si no lo hacen, mediante democracia real interna y sentido ético, nunca habrá unos políticos de calidad, con un recorrido limitado en tal actividad sin premios de consolación, para gobernar a esta sociedad moderna que conserva aún, en los terrenos de las organizaciones políticas, hábitos ajenos a la democracia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s