DE LA ” LA INTERPRETACIÓN CONSTITUCIONAL” A LA HERMENÉUTICA

DE LA “LA INTERPRETACIÓN CONSTITUCIONAL” A LA HERMENÉUTICA

Cuando los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos al ordenamiento jurídico y a la Constitución tienen que garantizarse el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad, …, y  la seguridad jurídica, a la vez que se combata la irresponsabilidad y la arbitrariedad, con el fin de que todos seamos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Pero, además, ante distintas posibilidades interpretativas, debe conocerse y establecerse el referente ineludible respecto de la comprensión y defensa  de los derechos fundamentales.

En efecto, en el caso de España, la Constitución (CE), en su Título I, artículo 10, 2 dice: “Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la declaración universal de Derechos Humanos y los Tratados y Acuerdos Internacionales sobre las mismas materias ratificados por España”.

Es, pues, muy importante no sólo adentrarse en “La interpretación constitucional” sino ejercitarse en la hermenéutica como filosofía práctica.   .

La Supremacía Constitucional y su fuerza normativa, puede abordarse desde la vertiente positivista y desde la postura naturalista. Su importancia es clara para la garantía de los derechos, máxime si es fruto de un acuerdo contractual amplio. Pero siempre hay que tener en cuenta en cuanto a legitimidad la vigencia de lo acordado y el principio de autoridad, no siempre coincidente con el poder fáctico. En este punto quizás fuera de interés hacer análisis comparativos de distintos procesos contractuales que muestran la complejidad de lo real. Pues ello daría pie a comprender mejor el sentido de la “rigidez constitucional” o de la necesaria “flexibilidad constitucional” en su caso.

Ahora, por ejemplo, es motivo de comentarios y diversas opiniones y opciones el caso políticamente enquistado del Sahara Occidental, y que va a tener difícil solución respecto de la reciente Constitución (de 2011) del Reino de Marruecos, por la “rigidez constitucional” de dicha Carta Magna, y por el principio de autodeterminación que se le contrapone, a menos que se llegue a un acuerdo contractual de inclusión e integración del pueblo saharaui como “Comunidad Autónoma”[1].

En cuanto a la fuerza normativa, podría tenerse como referencia el pensamiento de Konrad Hesse, en sus Escritos de Derecho Constitucional (1992), pues son igualmente importantes las circunstancias políticas o el contexto socio-político, económico, y cultural que configura una determinada Constitución, su vigencia o no, y el propio carácter normativo, que busca ordenar y conformar la realidad social y política.

Sobre “la interpretación constitucional”, puede resultar cercano el pensamiento de Antonio Enrique Pérez Luño, profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad de Sevilla, que sigue avanzando en sus investigaciones, como puede comprobarse en sus obras más recientes: Derechos Humanos, Estado de Derecho y Constitución, Tecnos, Madrid, 2010, y Nuevos retos del Estado Constitucional: Valores, Derechos y Garantías, Universidad de Alcalá, Madrid, 2010, temas que preocuparon, en su día,  a Gregorio Peces Barba, y que también han sido tratados, por Elías Díaz en torno a Estado de Derecho y Democracia[2].

Referencias obligadas son también el pensamiento crítico de Karl Otto Apel y Jürgen Habermas por sus aportaciones a la filosofía del lenguaje y la comunicación, la acción comunicativa y la democracia deliberativa, o a la Ética de la Comunicación.

En cuanto a los principios de la interpretación constitucional, son claves el sentido de unidad, corrección funcional, eficacia o efectividad, fuerza normativa… pero también la equilibrada ponderación del sistema de valores que ha de informar el ordenamiento jurídico y que constituye por sí mismo un criterio hermenéutico de referencia y una exigencia de mediación entre el texto normativo y la situación presente o momento histórico concreto, en su caso. Lo que nos remite, de nuevo, a la triple dimensión del Derecho (normativa, social y axiológica), a la exigencia de la comprensión de “sentido” como hermenéutica jurídica, y a la realidad dinámica, siempre en construcción, del Derecho.

En mi opinión, además de lo que podría denominarse “el test de razonabilidad”, en el que se tiene en cuenta la necesaria ponderación conforme a las cuatro fases que establece Prieto Sanchís (idoneidad, aptitud, necesidad y proporcionalidad), convendría añadir un sentido final del por qué y el para qué de la norma, pues lo propio de la hermenéutica es desvelar el sentido inicial y finalista, constituyente y constitucional. “El test hermenéutico”, desde la realidad compleja y dinámica, y con sentido práctico, ético y filosófico de búsqueda de la verdad y de la justicia, potenciaría la interpretación racional histórica, constitucional y legal, en su vertiente de legitimidad y vigencia práctica.

Urge, pues, poner en práctica, con vocación pedagógica,  la Filosofía Hermenéutica, aplicada a la Constitución, en la búsqueda y concreción de lo justo, en este momento del devenir histórico.


[1] Ver el artículo de Youssef Amrani, ministro delegado de Relaciones Exteriores y Cooperación de Marruecos, en El Pais, (3 de abril 2013, páginas 27- 28): “La Autonomía, una solución para El Sahara”  y la Noticia Internacional en dicho diario, el 5 de abril, según la cual Hollande (como representante de Francia) respalda en Rabat el plan de Autonomía para el Sáhara Occidental

[2] Sobre el cambio político español y la Constitución de 1978, conviene tener en cuenta también el pensamiento de Antonio Hernández Gil (a partir de los años 80).

Anuncios

2 pensamientos en “DE LA ” LA INTERPRETACIÓN CONSTITUCIONAL” A LA HERMENÉUTICA

  1. Buenas tardes. Hay un error en el titulo. No es hemaneutica sino hermeneutica. Disculpad que no pueda usar los acentos en el portatil que manejo ahora. Saludos Jose Mora Galiana

  2. Me llega de Guatemala el siguiente comentario:
    ” Pepe, no creas que me he olvidado de tus artículos, pero considero que con el ritmo de trabajo que tengo ahora, debo esperar unos días de vacaciones para poder concentrarme pues los artículos son bastantes profundos y para poder emitir opinión debes tomar en consideración el concepto real o definición de la hermenéutica y no olvidar que las realidades históricas, sociales y económicas de nuestros pueblos son completamente distintas y la conciencia sobre el valor constitucional de nuestros respectivos estados y gobiernos y sus acciones y responsabilidades, no tienen nada en común. En fin, buenas vacaciones, que descansen y la pasen bien”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s