CRÁNEOS PRIVILEGIADOS

CRÁNEOS PRIVILEGIADOS

 

La expresión esperpéntica de Valle-Inclán “CRANEOS PRIVILEGIADOS” que hizo el escritor a principios del siglo XX, es plenamente aplicable cien años después a muchos de los miembros de la clase política, que ostentan y han ostentado el poder en nuestro país.

Hay tres actuaciones muy significativas, entre otras muchas, que afectan a responsables políticos de entidad en nuestra Comunidad Autónoma, que merecen ser comentados porque sin duda constituyen una demostración palpable de que estamos en manos, sin la menor duda, de personas con cráneos privilegiados.

La primera gira en torno a la biblioteca que la Universidad Hispalense pretendió construir en el Prado de San Sebastian.

Se opusieron a tal proyecto un grupo de vecinos que deben ser, por su proceder, poco amantes de las bibliotecas y supuestos defensores de un parque público muy joven, ya que el mismo cuenta con pocos años de existencia, cuando es difícil de imaginar una combinación más vital y estimulante que la de: estudiantes universitarios –biblioteca -parque público. El terreno era antes un desagradable terral de albero, donde se ubicaba hace casi cuarenta años la feria de la ciudad de Sevilla, situación que al parecer, por su indiferencia al respecto, era más del agrado de los ciudadanos contestatarios que una biblioteca universitaria que sólo ocuparía el cinco por ciento de la superficie del joven parque, que algunos insensatos comparan con los jardines del Alcazar, en los que por cierto hay edificaciones.

Es posible que algún día conozcamos los motivos verdaderos que llevaron al grupo de vecinos y a quién los motivó y dirigió, a una actuación tan cerril, aunque es de temer que alguna base, en venganzas políticas de baja estofa, tendrá el comportamiento de esos ciudadanos, que sin duda consiguieron ganar el caso en los tribunales de justicia.

Lo más grave de ese asunto es, sin embargo, el proceder de los responsables del Ayuntamiento de Sevilla, la capital de Andalucía, y de la Universidad Hispalense, la primera de la Comunidad, unos cráneos privilegiados que perdieron ante los tribunales con unas consecuencias a las que al parecer dan poca importancia pero que la tiene y es mucha. Además  del desprestigio de ambas instituciones por iniciar unas obras que según los tribunales de justicia eran ilegales, está el coste económico de un desliz imperdonable y que no admite justificación.

Las cifras estimativas entre el coste de lo construido, dinero que es de suponer se tendrá que devolver, la parte correspondiente a la aportación de la Unión Europea, y que en su conjunto caerá sobre los presupuestos de la Universidad, así como el importe de la demolición de lo construido y los costes de los procedimientos e indemnizaciones, el total puede superar los veinte millones de euros.

Esta cantidad, aunque está lejos del coste de las tropelías de los banqueros, es difícil de asimilar y más en estos tiempos de recortes en becas y aumento del importe de las tasas universitarias. De este desastre político y económico parece que nadie es responsable y los propios universitarios, tan exigentes para otras cuestiones, trasmiten la impresión de que tampoco se preocupan de exigir explicaciones y consecuencias.

El segundo caso está relacionado con la ocupación del dominio público marítimo terrestre por actuaciones de particulares y las normas que regulan las costas, normas que entre otros objetivos pretendían recuperar terrenos que están  ocupados por decenas de miles de edificaciones ilegales. Se daba para conseguirlo determinados plazos y limitaciones en relación a la titularidad de la propiedad de los inmuebles, lo que ya ha modificando el actual gobierno del partido Popular con normas nuevas más permisivas, por lo que es probable que nunca tenga lugar la demolición de las decenas de miles de construcciones ilegales por ocupar terrenos que tienen carácter de dominio público marítimo terrestre, que se pueden sumar, en Andalucía, a otras doscientas cincuenta mil que se levantaron en superficies urbanas no edificables, zonas  inundables, terrenos rústicos, vías pecuarias (cañadas, cordeles, veredas, descansaderos y contaderos), zonas protegidas y demás, todas ilegales.

Frente a esta situación que afecta a cientos de miles de votantes, sin duda lamentable, el caso del hotel que construyeron en la costa de Almería ha seguido un camino diferente con intervención directa de numerosos cráneos privilegiados.

La construcción del mencionado hotel se hizo con las autorizaciones legales exigibles, tanto del municipio donde está ubicado como de las otras Administraciones, por lo que para los promotores era una actuación legal. La iniciativa de ir contra el mismo partió de esos movimientos que utilizan las medias verdades o la mentira como base argumental de sus exigencias, que nunca han conseguido representación parlamentaria pese a acudir a muchas elecciones, pero que la clase política, especialmente la de izquierdas, los temen y se suelen arrugar ante ellos.  Al parecer hubo ciertas modificaciones por parte de alguna de las Administraciones Públicas que permitió dar las licencias a los promotores pero que al anular tales cambios, que no debieron de llevarse a cabo, la construcción no está en la legalidad. La consecuencia es que las Administraciones Central y Autónoma buscan, con desesperación, seis millones de euros para demoler la edificación y cumplir con lo impuesto por la justicia en contra de las opiniones de los vecinos y de los munícipes de la zona que califican la acción de un despilfarro sin sentido. Tendrán que buscar después mucho más de seis millones para indemnizar a los promotores. Otro éxito de los cráneos privilegiados que nos gobiernan que primero permitieron, después denegaron y ahora tienen que malgastar el dinero de todos.

El tercer y último caso es el de la construcción de una esclusa nueva, en el río Guadalquivir, para aumentar el calado de los buques que puedan entrar en el puerto de Sevilla. La excelente gestión de la autoridad portuaria, se ha visto torpedeada por intereses extraños. El proyecto, de 160 millones de euros recibió una subvención de la UE, fondos de cohesión, de 62´8 millones de euros. Lo que significa que al mismo lo acompañó el correspondiente estudio de impacto ambiental, exigible también por parte de las Administraciones de este país, tanto la construcción de la esclusa nueva como el dragado del río, lo que forman un todo, pues es condición imprescindible para dar entrada a buques de calado mayor al que permitía la otra esclusa. Esto significaría el incremento de la actividad en el puerto tanto de pasajeros, turistas de cruceros, como de mercancías, aportando trabajo y riqueza a la ciudad de Sevilla y al país.

La construcción de la esclusa fue una obra de ingeniería importante que se terminó y se inauguró en noviembre de 2010, pero está pendiente el dragado del río para lograr que la construcción cumpla con su principal finalidad. El retraso está impuesto por los mismos grupos de presión que actuaron contra el hotel que se ha de demoler, a los que apoya un exdirector general de la Junta de Andalucía que preside una comisión, que comparte las opiniones de esos grupos de presión en relación a que la especie humana tiene que volver a las cavernas para que sea eterna.

Los grupos de presión contra el dragado del río se han buscado a los arroceros, como aliados, unos compañeros paradójicos, ya que explotan como arrozales, lo que fueron marismas del Guadalquivir, desde el año 1937, en plena guerra civil. Reconversión que se hizo con las formas propias del momento histórico, y que en la actualidad es posible que el valor del arroz que producen sea menor que el que tiene el agua dulce que requiere la labranza del mismo, sin olvidar que los campos de cultivo que fueron marismas sufren la invasión de un cangrejo de origen americano que terminó con el autóctono, de mayor valor, que es otra de las fuentes de riqueza de la zona, que está sometida a tratamientos químicos de pesticidas y de abonado intensivos, factores que parecen ignorar los defensores del medio ambiente, aunque en cualquier otra circunstancias sería anatema para ellos, porque ahora a lo que se oponen de forma visceral es al dragado del río.

El conjunto de cráneos privilegiados que tienen capacidad para resolver este asunto, deben de explicar en cualquier caso porque antes de construir la esclusa, cuyo proyecto se tuvo que someter a un periodo de información pública, no se solucionaron todas estas diferencias. Lo que carece de sentido es que ya hayan pasado dos años sin llevar a cabo el dragado para que el puerto de la ciudad sea una fuente mayor de riqueza de la que está tan necesitada, lo que supone además tirar 160 millones de euros.

El problema es, quizá, que los cráneos privilegiados viven en un mundo diferente al de los ciudadanos y nadie se ha dado aún cuenta.

 

Anuncios

Un pensamiento en “CRÁNEOS PRIVILEGIADOS

  1. TÍTULO GENIAL Y CONTENIDO SUSTANTIVO EN TRES PUNTOS MUY CONCRETOS, DOS DE ELLOS EN SEVILLA, QUE MUESTRAN A LAS CLARAS CONTRADICCIONES UN TANTO INCOMPRENSIBLES EN ESTA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE SOLERA HISTÓRICA… “LOS CRÁNEOS PRIVILEGIADOS” SIGUEN PESANDO EN EXCESO EN LA VIDA COTIDIANA… Y HASTA EN LAS COMUNIDADES DE VECINOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s