ANDALUCIA UNA NUEVA SITUACION POLITICA

En las pasadas elecciones autonómicas del 25 de marzo, los andaluces y andaluzas se han pronunciado inequívocamente configurando una nueva realidad política que, a nuestro juicio, tiene los siguientes rasgos:

A pesar de ser el partido más votado, los electores han rechazado las políticas del PP negándose a concederles la joya de la corona: El Gobierno de Andalucía.

El PSOE ha perdido su calidad de primera fuerza política en nuestra Comunidad Autónoma. El mensaje también parece claro: debéis mejorar sustancialmente, vuestra manera de hacer política en la forma y en el fondo, la corrupción no es tolerable

En cuanto a IU, sus resultados doblando el número de diputados, aunque lejos de su máximo histórico , pueden ser calificados de excelentes dentro de los límites de una formación minoritaria.

Los votos de la ciudadanía andaluza dibujan un mapa claramente de izquierdas y  las fuerzas políticas con representación parlamentaria deberán actuar en consecuencia. La actuación tiene que ir necesariamente en el sentido de un acuerdo PSOE IU  y para llegar a consensos políticos, habrá que hallar el mínimo común múltiplo entre las dos formaciones que, no olvidemos siempre será mayor que la suma de ambas. Habrá que abandonar todo dogmatismo, ser generosos y saber ceder. Se trata de utilizar las sinergias de los programas de ambos partidos de tal manera que, el resultado final sea mejor para el ciudadano que la aplicación de uno solo de ellos.

Tenemos que recordar a diario que el bienestar de la población, la protección de sus derechos, la atención a los más débiles son el buque insignia de una política de izquierdas.

Diego Valderas ha puesto en duda la capacidad del PSOE para realizar políticas de izquierda. Parece una duda razonable, a pesar de la defensa que los socialistas andaluces han hecho de lo público en materias tan sensibles como educación, sanidad, o dependencia.

También parece razonable preguntarse si IU, puesta en la tesitura de gobernar, será capaz de administrar unos recursos humanos y económicos escasos con eficacia y eficiencia. Ya no se trata de teorías, se trata de gestionar un presupuesto y tomar decisiones que afectan a la vida de las personas y esto, constituye una gran responsabilidad que no todo el mundo está en condiciones de asumir.

En todo caso, la mayor responsabilidad corresponde al PSOE por su mayor apoyo electoral y porque es el partido que ha gobernado Andalucía desde el restablecimiento de la democracia en España.

Pepe Griñán tiene sobre sí una doble tarea que debe acometer sin tardanza. Por una parte, está obligado a alcanzar un pacto de legislatura o mejor de gobierno con IU. Conseguido el mismo, deberá gobernar una legislatura en época de crisis, con un paro desbocado y con la hostilidad del gobierno de la nación que, no perderá ocasión de poner palos en las ruedas del progreso andaluz. Además, deberá hacer políticas que propicien una salida de la crisis sin cargar sobre las espaldas de las mujeres y hombres de esta tierra, todos los costes y sacrificios que  éste capitalismo de casino pretende imponer.

Será objeto de observación recelosa de los gobiernos conservadores europeos, porque una colaboración de izquierdas como la que está fraguando en Andalucía, es una excepción en el seno de la Unión Europea.

Por otra parte, deberá erradicar sin contemplaciones y caiga quien caiga, la corrupción de la administración pública andaluza. Su reciente admisión de una comisión de investigación sobre el fraude de los ERE, lo sitúa en el buen camino.

IU no puede dejar pasar la oportunidad de demostrar que también es capaz de ser un partido de gobierno. El tremendo error cometido en 1994 cuando se negó a colaborar con el PSOE, no puede repetirse.

En definitiva, ambas organizaciones están condenadas a entenderse, no hacerlo, significaría traicionar el mandato del pueblo andaluz expresado en las urnas.

Anuncios

4 pensamientos en “ANDALUCIA UNA NUEVA SITUACION POLITICA

  1. Parece que se abre paso la idea de un gobierno de coalicion. Desde nuestra óptica sería lo mejor para Andalucía y lo que compromete más a ambas fuerzas polìticas,

    • Esperamos que el acuerdo programático al que lleguen ambas organizaciones esté a la altura de las esperanzas que los andaluces han depositado en ellas.

  2. No puedo estar más de acuerdo contigo, José Manuel. No a un exceso de autocomplacencia. Como dice un compañero, “no puedo estar contento porque no hemos ganado las elecciones”. Las “victorias” siempre nos han conducido a una especie de no pensar a fondo, una forma de pereza intelectual, de estar satisfechos con lo realizado. Hay que esforzarse y pensar, hemos perdido muchos votos.
    Los votantes no nos han dado todo el poder, como diciendo “no os merecéis ganar, pero tampoco nosotros nos merecemos un gobierno de derechas”.
    ¿En qué hay que pensar? : Primero en que los votos no resuelven los errores pasados, ni son un perdón de nada, además y es redundante, para hacerse perdonar, hay que pedir perdón; también en que han cambiado muchas cosas entre los andaluces, se han roto fidelidades y se ha generado desapego y desconfianza con la política.
    Debemos sacar enseñanzas del caso de los ERES, ¿Quiénes son nuestros amigos que, sin denunciar lo que se estaba cociendo, filtraron lo que les interesaba para medrar con los “seguros vencedores de las elecciones”?, ¿Quién había colocado a esos “amigos” en esos puestos de “confianza”? y ¿Quiénes habían dado esa misma confianza a los corruptos?
    Entramos en una situación que no es comparable a la de la legislatura pasada, y no sólo por los resultados electorales, la crisis, el fantasma real del paro, el miedo en la sociedad entera, la crispación y el consiguiente radicalismo…, y encima media Europa, y toda España, van a estar pendientes de la gestión de este gobierno.
    La estrategia debe ser ejemplar, como referente de una coalición de izquierdas, y tenemos que conseguir que sirva para regenerar ideológicamente el partido, sobre todo para despojarnos de tanto mediocre “mono idea” como pulula por aquí, y para lo que espera la mayor parte de la izquierda: el rescate de la política, de lo público bien gestionado y de la democracia real. Tenemos que buscar a los mejores; que sean compañeros, pero los mejores estén donde estén. Nos han pedido, entiendo, un cambio profundo en las personas y en la manera de gobernar.
    Garantizar la gobernabilidad es huir de dogmatismos, habrá que ceder y ser firmes a la vez en la negociación, aplicar el principio de Arquímedes a la política: el poder real es proporcional al peso que desalojan los votos. Difícil pactar y ceder, fácil oponerse. Si fallamos, la vuelta al gobierno puede que no la veamos en generaciones.
    Habrá mucha gente, y muy poderosa, haciendo lo imposible porque esto sea un fracaso; poderes, (ya sabemos los conocidos: políticos, económicos y sobre todo jurídicos), que no puedan soportar el triunfo de la formula y que intentarán dinamitarla, no le ayudemos nosotros. Repetimos: busquemos a los mejores que expliquen todas las medidas a tomar, y que se tomen paso a paso, y que busquen complicidades con los andaluces que lo vamos a pasar muy mal, que esto es una carrera de obstáculos que hay que ganar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s