¿Qué derrota?

                 

 

  Con motivo de las recientes noticias sobre la banda terrorista de ETA, otro disparate ha invadido los medios de comunicación hasta colmatarlos. Hablan de una derrota: ¿Qué derrota?

  Una banda de criminales que durante más de medio siglo ha tenido como actividades fundamentales el asesinato, el secuestro, la extorsión, la amenaza, los asaltos e incluso el tráfico con drogas y otras actividades criminales se neutraliza y sus miembros se ponen a disposición de la justicia. No se trata de una derrota porque no ha habido una confrontación bélica ni de ningún otro tipo, sino que la sociedad ha sido víctima de criminales terroristas integrados en una organización mafiosa y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado han logrado neutralizarlos, conjugando acciones de colaboración entre Francia y España.

  Intentar poner paños calientes, e incluso dar salida a organizaciones criminales de ese tipo, es un error más a sumar a los muchos que determinadas organizaciones políticas y sindicales han cometido.

  En este país emergen continuamente complejos de inferioridad colectivos, con relación al resto de los países europeos y con el resto del mundo. El proceder es como si España fuera inferior y deudora de no se sabe qué, se manifiesta de la forma más diversa desde los medios de comunicación a organizaciones de todo tipo, hasta llegar a trasladarse al hacer político para dañar continuamente al país y a sus gentes.

  Resulta difícil entender el comportamiento de algunos ciudadanos españoles y de ciertas organizaciones,  pues además de los complejos de inferioridad que exhiben da la impresión que determinadas actuaciones son de mala fe.

  Los partidos políticos que mandaron representantes al acto teatral donde la protagonista era la infamia organizada por ETA en el país vecino, Francia (en Combo-les–Bains), tendrían que explicar a la ciudadanía cual era su papel allí, cuando al menos el PNV cuenta en su haber con miembros de su partido asesinados por los criminales de ETA.

  En especial la UGT tiene que dar cuenta a todos sus afiliados los derechos de que trabajadores fueron a defender a un acto organizado por criminales, y en especial a las familias de los afiliados a ese sindicado de clase y del PSOE que fueron asesinados por los mafiosos de una organización terrorista llamada ETA    

  ¿Qué países europeos permiten que haya partidos independentistas que se marcan, como objeto principal de su acción política, romper el país dando golpes de estado o por medio del terror? Algunos los prohíben de entrada y otros no los prohíben pero, de surgir, hacen lo necesario para ilegalizarlos.

  En España a una organización terrorista se le abre el camino para que forme un partido político con los mismos fines que la organización mafiosa: crear un Estado totalitario independiente uniendo diferentes regiones y empleando los métodos que considere más oportunos para lograr sus fines, dentro o fuera de la legalidad.

  En España, tras los intentos de golpe de Estado de tres partidos políticos, perfectamente coordinados, se ponen en mano de las justicia algunos de sus responsables pero se permite que las tres organizaciones continúen legalizadas manteniendo los mismo fines y propósitos que los llevaron a intentar crear una república independiente, segregando una parte del país por medio de un golpe de estado. Lo manifiestan públicamente y todos tan contentos.

  ¿Quién puede entender este proceder de un Estado de Derecho que debe velar por el bienestar de todos sus ciudadanos?

  Ya está bien de complejos, España es en la actualidad un Estado Social y de Derecho con una larga historia que ha dejado una huella profunda y positiva en el mundo. Sus tres poderes reconocidos en la Constitución deben defender la soberanía de todos los españoles, sin ningún tipo de complejos frente a las minorías criminales.

Anuncios

EN VISTAS AL IX COLOQUIO DE HISTORIA DEL PENSAMIENTO GEOGRAFICO

EN VISTAS AL IX COLOQUIO DE HISTORIA
DEL PENSAMIENTO GEOGRÁFICO

De un tiempo a esta parte, y en nuestro contexto histórico, la organización del territorio no sólo es motivo de análisis geográfico sino también geopolítico.

De hecho, a mediados de junio, se va a producir en Cocentaina (Alicante) un “Coloquio de Historia del Pensamiento Geográfico” que abordará el debate actual sobre la organización territorial del Estado, en una primera sesión (el día 14 por la tarde) que lleva por título “Territorialidad y frontera”. Al día siguiente, en sesión de mañana, se abordarán opciones para una nueva solidaridad sobre la base de la cohesión y la cultura del pacto; y en sesión tercera –por la tarde- se estudiarán “opciones para un modelo territorial español y los métodos posibles”.

Probablemente se concluirá con alguna propuesta, desde el pensamiento geográfico, para un nuevo modelo de organización territorial en España.

¿Cabe un nuevo proyecto para España sin romper el consenso de paz constitucional alcanzado en 1978?

Parece que sobre la mesa del coloquio se plantearán algunos interrogantes, llamemos “geográficos” –directa o indirectamente relacionados con el territorio peninsular, continental, mediterráneo y atlántico- sobre la idea de España y su conformación como entidad geopolítica, siempre dinámica, compleja, diversa, y abierta al quehacer presente y futuro.
Desde nuestro punto de vista, el proceso constitucional español de casi 40 años ha sido positivo en cuanto que se sentaron las bases de la convivencia democrática, mediante un Estado de Derecho, para proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones; para promover el progreso de la cultura y de la economía con el fin de asegurar una digna calidad de vida; y para colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra. Es verdad que hay luces y sombras en todos los ámbitos. Pero lo importante es avanzar y mejorar para evitar el retroceder o anclarse en hostilidades de antaño.
En consecuencia, entendiendo el Estado como comunidad o sociedad de personas que viven, a diferencia del estado de naturaleza de permanentes o potenciales hostilidades, bajo el acuerdo y amparo de unas leyes justas, en las que presidan los valores de libertad e igualdad, consideramos que debe analizarse lo más correctamente posible, incluso históricamente:
1. El concepto o idea de España y su realidad geográfica una y diversa, toda vez que el propio ser humano es animal de realidades.
2. Los conceptos de Región y Regiones, Nación y Naciones, y la de Estado (ya sea visto desde una perspectiva más política o desde la propia sociedad civil).
3. La idea de Europa y sus realidades diversas, sus tensiones y conflictos a los que se añaden los temas migratorios, la forma de garantizar los derechos humanos, y el imprescindible sentido contractual o de pacto para garantizar una paz duradera, sea en España, sea en Europa.

¿Acaso no es lógico, tras 40 años, mejorar efectivamente el marco constitucional español? ¿Acaso no debe Europa establecer una Confederación Política, más allá de la mera unión económica o monetaria, en su caso?
En este punto, habría que retomar mejor a Kant que a Hegel (con independencia de la importancia que tiene el grado de autoconciencia de las personas y de la comunidad o la sociedad) para avanzar hacia el mañana desde el presente, pues la historia no sólo es lo dado sino lo que queda por hacer.
En efecto, la realidad histórica, tanto en España como en Europa, con todas sus complejidades y contradicciones, nos invita a pensar en una praxis política al modo que plantea Kant en La paz perpetua, pues la paz entre personas y comunidades que viven juntas, en sociedad, no es un estado de naturaleza −status naturalis−. El estado de naturaleza es más bien la guerra, es decir, un estado en donde, aunque las hostilidades no hayan sido rotas, existe la constante amenaza de romperlas. Por tanto, la paz es algo que debe ser instaurado, mediante consenso, acuerdos y pactos de paz duradera y estable.
Abstenerse de romper las hostilidades no basta para asegurar la paz, entre quienes viven juntos, y por eso hay que acordar mutuas seguridades de justicia, libertad e igualdad, en la realidad civil y en la política.
Recomendamos, en definitiva, la lectura de Immanuel Kant, en su opúsculo La paz perpetua, tanto en su primera sección –que contiene los artículos preliminares para una paz perpetua entre los Estados-, como la sección segunda: sobre constitución política, derecho internacional, derechos cosmopolita, y sus correspondientes garantías, que contiene los artículos definitivos para la paz perpetua.
El análisis geográfico e histórico conlleva la exigencia de una praxis política que aborde no sólo la realidad existente sino la que puede llegar a ser más justa para la comunidad y para la sociedad, hablemos de España, de Europa o de la Comunidad Humana.

EL PAPELÓN DE LOS SINDICATOS DE CLASE EN LA MANIFESTACIÓN DE BARCELONA

EL PAPELÓN DE LOS SINDICATOS DE CLASE EN LA
MANIFESTACIÓN DE BARCELONA

La unión General de trabajadores es el sindicato de clase más antiguo de España y por lo tanto ha vivido durante décadas, como organización en defensa de los derechos de los trabajadores, la agitada historia de este país.
Ha estado presente activamente en los hechos históricos más dispares, desde la dictadura de Primo de Rivera hasta la revolución de 1934, y la organización ha actuado con aciertos y con desaciertos, pero lo ha hecho movida por una causa: la defensa de los derechos de los trabajadores y la busca de su bienestar.
El sindicato se constituyó como tal precisamente en Barcelona el 12 de agosto de 1888.
Lo hizo el Congreso Obrero de representantes de 44 sociedades de oficios y coincidió con la Exposición Universal de Barcelona.
Es cierto que en Cataluña tradicionalmente han tenido una mayor implantación los sindicatos anarquistas, pero la UGT ha estado presente siempre allí, aunque minoritariamente, para defender los derechos de los trabajadores.
Comisiones Obreras (CCOO) tiene una historia mucho más corta pues se constituyó en 1962 en la clandestinidad, en plena dictadura franquista. Durante años ambas organizaciones han rivalizado para conseguir ser el primer sindicato de clase de España. En Andalucía UGT ha estado generalmente por delante de CCOO en afiliación.
Desgraciadamente la decadencia de ambas centrales sindicales es más que evidente, principalmente de la Unión General de trabajadores. Algún día se estudiará con una mayor perspectiva la decadencia de ambas entidades. Lo cierto es que en la actualidad están proliferando las organizaciones sindicales por sectores de actividades y muchas de ellas están desplazando a las que fueron las dos grandes. Basta con hacer un repaso superficial para citar las formaciones sindicales de funcionarios públicos, de trabajadores de la sanidad, de la enseñanza, de controladores, de maquinistas de ferrocarriles y así se podrían citar muchas más, incluso en las grandes empresas donde se están constituyendo organizaciones sindicales de los trabajadores exclusivas de la entidad correspondiente.
Nadie puede negar la necesidad de los sindicatos en cualquier Estado Democrático y de Derecho, así lo contempla la Constitución de 1978 (Artículo 7 en su TITULO PRELIMINAR) pero las dos grandes centrales de sindicatos de clase han perdido su importancia y hegemonía, y está dentro de lo posible que la decadencia se acentúe aún más dado el comportamiento que están siguiendo en relación a los sucesos relacionados con los independentistas.
La cuestión está en encontrar la forma de corregir este rumbo destructivo que no interesa al conjunto de la clase trabajadora, pues al dispersarse la labor sindical en organizaciones mucho más pequeñas y sectoriales la defensa de sus intereses perderá sin duda fuerza, en general, aunque favorezca a sectores concretos de
trabajadores.
Por su proceder, sin embargo, no es esa la preocupación de los dirigentes de las dos grandes centrales, la última actuación de estos dos sindicatos de clase al sumarse a una manifestación a favor de los golpistas o secesionistas catalanes es posible que haya marcado el comienzo de su decadencia total.
¿Cuándo las dos organizaciones sindicales más importantes de este país perdieron el rumbo? Cuando sus dirigentes se preocuparon más por mantener sus parcelas de poder y por el propio poder, que por las razones que justifican su existencia tales como impedir abanicos salariales en las empresas que llegan a ser tan amplios que el de los altos directivos son cientos de veces el de lo trabajadores de base, creando así una nueva casta; el haber contribuido al desastre de la banca pública manteniendo a consejeros sin la adecuada preparación técnica y dispuestos ante todo a lucrarse; así como al haber tolerado salarios diferentes para los funcionarios, de similar categoría, en las diferentes Administraciones Públicas y de las Comunidades Autónomas, etcétera, etcétera…; pues fueron cayendo así en actuaciones contrarias a los principios y objetivos propios de las organizaciones, y en ocasiones próximas a la ilegalidad o incluso inmersas en ella, rematando faena con el apoyo en manifestaciones públicas a presuntos delincuentes.

COREA: POR LA PAZ PERPETUA

COREA: POR LA PAZ PERPETUA

Recientes noticias contra las finanzas terroristas, la búsqueda de pactos internacionales y las nuevas relaciones entre las dos Coreas que siembran la normalización entre el Sur y el Norte, con el símbolo del árbol para una paz permanente, traen a la memoria los seis artículos preliminares para una paz perpetua entre los Estados, que Immanuel Kant formulara como desideratum de su Filosofía Práctica o Filosofía Política (ver La paz perpetua, Alianza, Madrid, 2002, 2016, cuyo título en alemán se remonta a 1795).
Supuesto que la condición previa para una paz duradera es finalizar con una guerra o con situaciones de guerra, los artículos preliminares son los siguientes:
1.- “No debe considerarse válido ningún tratado de paz que se haya firmado con alguna reserva secreta sobre alguna causa para una futura guerra” (pág. 71 de la obra citada).
2.- “Ningún Estado independiente podrá ser adquirido por otro mediante herencia, permuta, compra o donación –sin importar que sea grande o pequeño-.” ¿Por qué? Porque un Estado no es un patrimonio sino una sociedad de personas (y no sólo de hombres) sobre la que nadie más que ella misma tiene que mandar y disponer (pág. 73).
3.- “Los ejércitos permanentes (miles perpetuus) deben desaparecer totalmente con el tiempo” (págs. 75 y 76). Avanzar hacia una completa desnuclearización es un ejemplo a seguir por parte de las grandes potencias bélicas. Invertir en infraestructuras y servicios y en el fomento de la economía no es sospechoso pero invertir en la carrera armamentística es peligrosísimo en las relaciones internacionales. En este sentido, pues,
4.- “No debe emitirse deuda pública en relación con los asuntos de política exterior” (pág. 76). Además,
5.- “Ningún Estado debe inmiscuirse en la constitución y gobierno de otro de forma violenta” (pág. 77). Los denominados Estados fallidos, los Estados sin Leyes, y las propias luchas intestinas o el fomento de las hostilidades, dan pie en múltiples lugares y circunstancias a golpes de Estado, sediciones, e injerencias de potencias externas. Sin embargo, son los propios Estados (como sociedad de personas racionales) los que deben solucionar sus debilidades, corrupciones, hostilidades y luchas intestinas o internas, pues la injerencia de potencias extranjeras (sin duda interesadas) no hacen sino alargar o posponer los problemas, además de violar los derechos de un pueblo soberano, con lo que no se resuelve la enfermedad social que se padece.
6.- “Ningún Estado en guerra con otro debe permitirse actos de hostilidad que hagan imposible la confianza mutua en una paz futura…” (pág. 78). De hecho, en una guerra de exterminio puede provocarse la desaparición de ambas partes y, con ella, o la desaparición total del Derecho o la imposición del derecho de la fuerza de los vencedores sobre los derrotados, vencidos y humillados.
Concluyendo: la ostentación del poder económico y el poderío armamentístico para intervenir en hostilidades nacionales e internacionales, o provocar, fomentar o hacer la guerra, es el gran obstáculo para lograr la paz perpetua.
Quien lo pueda entender que lo entienda y, si es posible, que lo aplique como Filosofía Práctica o Filosofía Política de futuro.

SE, 27/IV/2018
José Mora Galiana

A FAVOR DE LA CONEXIÓN FERROVIARIA DE GRANADA Y CONTRA LOS PRIVILEGIOS SOBERANISTAS PERIFÉRICOS

A FAVOR DE LA CONEXIÓN FERROVIARIA DE GRANADA
Y CONTRA LOS PRIVILEGIOS SOBERANISTAS PERIFÉRICOS

En los primeros días en este mes de abril se han cumplido tres años que Granada, una ciudad con unos trescientos mil habitantes, en una Comunidad Autónoma eminentemente turística como es Andalucía y con el monumento más visitado de España, la Alhambra, está sin conexión ferroviaria.
Tal situación ha originado, según los expertos, unas perdidas económicas, para la localidad, superiores a los quinientos millones de euros, al margen del deterioro de su prestigio como una ciudad cosmopolita.
Ante esta situación surge la pregunta siguiente: ¿Es imaginable que una desfachatez igual se hubiese dado en una ciudad catalana de similares características a la andaluza? Las presiones del gobierno autónomo independentista de turno y las manifestaciones sociales, hubiesen originado tal presión sobre el Gobierno de la Administración General del Estado que el problema se hubiese solucionado sobre la marcha.
Todo tipo de privilegios a favor de los soberanistas periféricos ha sido un hábito tradicional a lo largo de la historia y las consecuencias resultan nefastas para el resto del país y principalmente para Andalucía –periferia geográfica históricamente relegada-
La presión del Gobierno Autónomo Andaluz, al parecer, apenas si tiene capacidad para impedir se den y mantengan barbaridades de esta índole, y el Partido Socialista Obrero Español tampoco va actualmente en la dirección adecuada.
La primera línea férrea para el tren de alta velocidad de España, denominado AVE por un destacado militante socialista, se construyó entre Sevilla y Madrid. Ocurrió así porque los gobiernos socialistas que llevaron a cabo las grandes trasformaciones, que este país necesitaba, los presidía Felipe González y tenían el respaldo de la mayoría absoluta del Partido Socialista Obrero Español en el Congreso de los Diputados que sostenía al gobierno. El objetivo era lograr en el Sur una inversión de modernidad, a la vez que una vertebración interterritorial imprescindible para las comunicaciones en pro del desarrollo económico y cultural.
El proyecto se culminó a pesar de las muchas críticas e incluso burlas, entre ellas las emanadas de Cataluña y por supuesto de los partidos conservadores, que no entendían como esa primera línea ferroviaria de alta velocidad construida en España no se hacía para unir a Barcelona con el resto del mundo.
Es imposible entender que determinados partidos, tal como Podemos y sus Mareas, hagan manifestaciones a favor de los golpistas en prisión e insistan que ante el intento de golpe de Estado de los independentistas catalanes la única salida es establecer contactos bilaterales entre los golpistas y el gobierno, las llamadas absurdamente soluciones políticas. Llegan incluso a proponer una amnistía para los delincuentes, cuando los indultos generales, figura equivalente a la amnistía, están expresamente prohibidos por la Constitución de 1978 (Articulo 62, i).
Ante estos hechos el país debe ponerse en guardia porque corre el peligro de volver al punto de partida. Aquel punto en que se inició la tolerancia al independentismo de toda clase de abusos, entre ellos el incumplimiento de las sentencias de los tribunales, el uso delictivo de los medios de comunicación, la implantación de sistemas de enseñanza para adoctrinar a los niños en el odio a España y a los españoles, la tolerancia con la corrupción en la Administración Pública Autónoma como un hábito normal, la inhibición ante el caso de Banca Catalana, la marginación del español en las actividades administrativas e industriales y otras muchas actuaciones insolidarias e irresponsables, con el beneplácito de los gobiernos centrales de turno que pactaban con ellos para conseguir conformar las mayorías parlamentarias que necesitaban.
Andalucía y los andaluces tienen que estar atentos porque las consecuencias de nuevas dejaciones de los gobiernos centrales ante los independentistas, de cualquier territorio, tendrán consecuencias para ellos mucho peores que mantener sin servicios ferroviarios al núcleo poblacional de Granada, una ciudad importante de Andalucía y de España, con un legado y un patrimonio histórico de valor mundial.

LAS CARENCIAS DE LA UNIÓN EUROPEA (LA JUSTICIA)

LAS CARENCIAS DE LA UNIÓN EUROPEA
(LA JUSTICIA)

La idea que la Unión Europea (UE) es un proyecto contrario a los intereses de la inmensa mayoría de lo ciudadanos de los países que la integran, es imposible de mantener con la más mínima racionalidad.
La UE es una realidad favorable para el resto del mundo y vivir con plenos derechos en ese territorio es sin duda un privilegio, porque es la mejor zona del planeta para hacerlo en libertad.
Es cierto, también, que la UE tiene aún bastantes carencias y que a causa de las mismas el porcentaje de euroescépticos, entre los ciudadanos de los diferentes países integrados, está en aumento permanente.
La política económica de extrema austeridad, durante los años de la crisis, impuesta prácticamente por Alemania, unida a un tratamiento no aceptado, por la mayoría de la ciudadanía, del problema de la emigración han disparado las decepciones.
En España uno de los países tradicionalmente más favorables a la UE, la cifra de los ciudadanos partidarios a ella ha pasado del 80 por ciento al 50 por ciento en tan sólo unos años. Ahora, tras el comportamiento del tribunal del Landed alemán y por supuesto de la justicia belga ante el fugado de España, bajo orden de arresto del Tribunal Supremo español, habría que saber en qué nivel se ha situado el porcentaje de la población española pro-europeista.
Una de los motivos fundamentales para crear la unión de los países europeos era luchar contra los enfrentamientos entre ellos, arrastrados por las ideas nacionalistas.
Alemania ha sido la primera causante y la principal víctima de las dos mayores catástrofes sufridas por la humanidad, por causa de tales ideologías, que han tenido lugar durante el siglo XX. Por ello, Alemania también debería ser la más interesada en luchar contra tan nefastos
movimientos nacionalistas.
Cuando se trata de leyes surge inmediatamente la referencia al poder jurídico, como si sólo fueran los juristas los que pudieran entender y opinar sobre las leyes, cuando la iniciativa legislativa corresponde al Gobierno, al Congreso y al Senado, de acuerdo con la Constitución (art.87), y cuando dichas leyes afectan a todos los ciudadanos y son ellos, en consecuencia, los primeros que deberían opinar sobre las mismas y sobre su aplicación, valorarlas para criticarlas en toda su extensión si lo consideran oportuno, aunque en ningún caso incumplirlas.
Es difícil, por tal razón, que la mayoría de los ciudadanos españoles, que sin duda no son expertos en leyes, puedan entender cómo en la UE se puedan dar hechos tan lamentables como los ocurridos en el tribunal alemán y antes el comportamiento de la justicia belga. Así como las impertinentes declaraciones de dos autoridades europeas, una miembro del gobierno alemán y otra de la Comisión Europea, inaceptables para un
Estado de Derecho.
La UE no puede permitirse determinados comportamientos que podrían enmarcarse dentro del buenismo o, lo que es peor, en el ámbito de la estupidez –en el sentido de torpeza notable a la hora de comprender lo justo de una determinada realidad-.
¿Por qué? Porque parece lógicamente inconcebible que si el más alto tribunal de un país que forma parte de la Unión Europea, por lo que tiene que ser forzosamente un Estado Democrático y de Derecho que cumpla con todas las garantías para los encausados por la justicia, pueda ser contradicho por cualquier tribunal de otro Estado miembro al negarle la entrega de un ciudadano sobre el que pesa una orden de arresto.
Si eso ocurre…, algo falla en los principios que sostienen esa Unión de Estados.
La mayoría de los ciudadanos españoles nunca podrán entender que la justicia de países de la UE deje en la impunidad al máximo responsable de que tuvieran lugar muchos hechos violentos, trasmitidos en directo por televisión. Hechos que culminaron en un acto institucional donde el acusado declaró la independencia de una parte del territorio nacional con el calificativo de república, violando la soberanía de todo el pueblo español.
Al fugitivo de la justicia española no lo tiene que juzgar ningún tribunal de otro país europeo, tan sólo entregarlo al Tribunal Supremo Español.
No atender los requerimientos del más alto tribunal de un país miembro de la Unión Europea equivale no sólo a valorarlo como incompetente, sino también como mal intencionado con sus pretensiones de arrestar a un hombre inocente.
Errores de tal categoría son tajos dados a los lazos de unión, entre los Estados europeos, que tanto tiempo y esfuerzos han costado tender.
En la UE no puede obviarse lo que la propia Ley Fundamental de la República Federal de Alemania, estableciera en su día: “El poder legislativo está sometido al orden constitucional; los poderes ejecutivo y judicial a la Ley y al Derecho.”

LA VIDA SIGUE IGUAL

LA VIDA SIGUE IGUAL

Parecemos instalados en la Teoría de Eterno Retorno de Nietzsche tiempo circular que gira sobre sí mismo donde los acontecimientos se repiten una vez y otra. O en el día de la marmota de los norteamericanos donde los días se suceden idénticos los unos a los otros. Es posible que nos ocurra como al fundador del Macondo de Cien años de soledad, José Arcadio Buendía que descubrió que un día era jueves y al día siguiente y el otro y el otro seguía siendo jueves, y esta constatación de vivir en un jueves eterno lo volvió loco.
Siguen produciéndose feminicidios regularmente por todo el territorio nacional. La brecha salarial, esa de la que Rajoy no quiere hablar, no solo no se cierra sino que parece que se extiende.
Tenemos los índices de desempleo más altos de Europa: El paro juvenil alcanza un insoportable 34%. El gobierno ahorra en prestaciones para el desempleo y tampoco sus políticas (¿Las tiene?) para crear empleo parecen dar resultados. A pesar de esto son optimistas en política económica porque el país crece al 3%.
Trump ha perpetrado una rebaja fiscal sin precedentes que ahorrará billones de dólares a inversionistas y grandes empresas norteamericanas, a la vez está realizado recortes en educación, sanidad y políticas sociales. Es decir, está robando a los pobres para dárselo a los ricos. El mismo, sus negocios y empresas serán beneficiarios de las medidas adoptadas.
El separatismo catalán insiste en investir Presidente de la Generalidad, a fugados de la Justicia, encarcelados o pendientes de juicio. Deben parecerles buenas credenciales para ocupar tal cargo.
Según las encuestas el PP continua en caída libre en intención de voto, pero el PSOE no consigue articular un discurso ilusionante que lo haga útil y atractivo para los españoles. Por tanto, no despega.
Vladimir Vladimirovich Putin, zar de todas las rusias, continua la tradición de la Ojrana –Policia zarista- después recogida por la NKVD y luego KGB soviéticas, de eliminar a sus “traidores” sobre todo si han sido miembros de los servicios secretos, a base de envenenarlos con sustancias difíciles de rastrear y uso militar.
Andalucía sigue en el furgón de cola de las CCAAs españolas. Todos los índices nos asignan el farolillo rojo. Los socialistas gobiernan esta autonomía desde la restauración de la democracia. Algún responsable político debería dar explicaciones, o mejor, sacarnos de esta situación.
El Congreso de los Diputados no funciona, el Senado no digamos, de los parlamentos autónomos para qué hablar, el gobierno está paralizado. Los ciudadanos se empiezan a preguntar para que sirven todos ellos. Puede que lleguen a la conclusión de su irrelevancia. Que se lo digan a los belgas que estuvieron más de 450 días sin gobierno y subió el PIB.
Xi Jinping, uno de los hombres más poderosos del planeta, ha cambiado la Constitución china que limitaba a dos mandatos la primera magistratura para perpetuarse en el poder. Parece que alejarse de este, produce un desgarro que Xi no puede soportar: ¿ Cómo iba él a abandonar a su suerte a una cultura de 5000 años y dejar solos a 1300 millones de chinos)
Bachar el Asad, persiste en bombardear a la población civil lanzándoles desde el aire bidones de gasolina. ¿Acabará alguna vez este genocida ante un Tribunal Penal Internacional?
Gonzalo Queipo de Llano permanece en su tumba de la Basílica de la Macarena. Contaban los viejos del lugar que les grababa en la frente a los obreros UHP (Uníos hermanos proletarios), antes de enviarlos al pelotón de fusilamiento. De García Lorca y los enterrados en las cunetas no se sabe nada.
Los africanos que buscan una vida mejor en Europa, siguen muriendo en esa inmensa tumba llamada Mediterráneo.
Aquiles de hermosas grebas, continúa matando interminablemente a Héctor y destruyendo con su lanza de fresno las falanges troyanas. A pesar de que estos defendían su patria, sus mujeres, sus hijos, y él solo buscaba el botín y la gloria.
Judios y palestinos llevan siglos matándose pero todavía no parecen ahítos de sangre.
El Papa Francisco sigue persiguiendo denodadamente pederastas clericales, pero estos crecen y se multiplican sin control y no parece que sus delitos vayan a purgarse pronto.
Los jubilados y pensionistas de Bilbao se manifiestan cada lunes para protestar por la indignidad del 0.25%. Se han producido manifestaciones en todas las capitales españolas y en muchos pueblos, pero no con esta asiduidad. Y ello a pesar de la lluvia y de que cobran las pensiones más altas de España. Será que la reconversión industrial los ha hecho especialmente combativos.
El crecimiento vegetativo en nuestro país lleva años arrojando un resultado negativo. Es decir, se producen más defunciones que nacimientos. Este hecho gravísimo no parece preocupar a los patriotas del dinero en los paraísos fiscales ni al gobierno de la nación.
En el sur de España ya se nota la primavera y el aire se carga del olor de la flor del naranjo.
¿Para cuándo una nueva primavera de igualdad y libertad para la Historia de la Comunidad Humana?