¿VAMOS HACIA UNA GUERRA EN EUROPA?

Las políticas que viene aplicando Putín hacia el interior de Rusia y sobre todo hacia el exterior así lo hacen temer. De hecho, se ha consolidado en el poder de una manera fraudulenta y tramposa que incluye encarcelar y, en su caso, eliminar todo opositor que considere peligroso por su capacidad para disputarle el poder. El caso más escandaloso es el de Navalny al que ha llegado a  envenenar y para el que se inventan delitos que lo mantendrán durante muchos años en la carcel, cuando el único «delito» real de este hombre es intentar derrotarlo democraticamnete en las urnas. Putín ex-agente del KGB no se para en barras a la hora de asesinar con sustancias radiactivas, incluso en otros paises, a individuos que considera han traicionado a su país. En este caso, una dosis de Polonio en el té acaba con sus vidas.

Además, también ha adaptado la Constitución rusa a sus intereses electorales para presentarse una y otra vez a la reelección, ha intimidado y maniatado la prensa independiente, controla la Duma y los tribunales de justicia, ha puesto fuera de la ley a las ONGs que luchan en pro de los derechos humanos pretextando injerencias extranjeras y en definitiva, ha transitado desde la democracia que se prometía tras el fin del Estado Soviético hacia una nueva forma de autoritarismo con barniz democrático al estilo de Ortega en Nicaragua o Xi en China.

Este hombre tiene el peligroso sueño de recuperar la hegemonía que sobre medio planeta tuvo la URSS hasta su desaparición y jugar el imposible papel de potencia mundial que ya no le corresponde.

De ahí su papel intrusivo y divisivo en USA y Europa que lo lleva a interferir en los procesos electorales con el lema de «Que gane el peor,» saldado con éxito en la pasada legislatura norteamericana y de ahí su apoyo a independentistas corsos, catalanes, milaneses, etc. También su apoyo a los movimientos de extrema derecha polacos, húngaros, franceses, españoles, etc.

Putín está convencido que la división y el debilitamiento de USA y de Europa benefician a Rusia.

Su política exterior militarista e imperialista es aún más peligrosa, tanto que, está poniendo en cuestión el equilibrio de fuerzas y las fronteras trazadas en 1945 después de la II Guerra Mundial.  Su anexión de Crimea y su ocupación encubierta del Donbas ya han modificado estas fronteras creando un frente de guerra en un país, Ucrania, que no desea vivir bajo la tutela rusa y que Moscú considera «casus belli».

En este momento estamos todavía en la fase de las palabras: Amenazas, bravatas, advertencias y lo único esperanzador son los contactos diplomáticos, pero Rusia ha concentrado 100.000 efectivos y numeroso material de guerra en la frontera ucraniana. ¿Va a invadir este país? Lavrov dice que no pero….

Por su parte el Secretario de Estado norteamericano asegura categóricamente que Rusia prepara una invasión y le pone fecha, enero, febrero o marzo y con la OTAN prepara maniobras militares en la zona.

En fin, la tragedia está servida, la guerra del Donbas causó 14.000 muertos y si una chispa hace saltar el polvorín la pérdida de vidas puede ser estremecedora. Las consecuencias para Rusia, Europa y todos los intervinientes en el teatro de operaciones serían inconmensurables.

No olvidemos que la guerra es lo peor: Sangre, sudor, lágrimas y dolor mucho dolor. En cuanto a España que se ha apresurado a enviar barcos de guerra y aviones de combate, sería mucho mejor que se sumara a los esfuerzos internacionales que se están haciendo para que la guerra no se desencadene.  

A VUELTAS CON LA REFORMA LABORAL

     En 2012, el PP, sin acuerdo social, impuso una reforma tal que desequilibró las relaciones laborales, e hizo que el empleo decente fuera la excepción.

      Se redujeron los costes y se ampliaron las causas del despido objetivo; las empresas decidían los Expedientes sin permiso de la Autoridad Laboral; se podían modificar las condiciones laborales unilateralmente.., es decir, los trabajadores perdieron cualquier poder negociador y además  se abrió el “mercado de la subcontratación” a empresas que rebajaron, abarataron y precarizaron, aun más, el trabajo.

     La reforma de 2012, también acabó con la ultraactividad, o prorroga del convenio que termina su vigencia  hasta que se sustituye por otro nuevo, con lo que el trabajador quedaba con lo mínimo legal que marca el Estatuto de los Trabajadores…,o sea, se volvían a negociar desde cero  conquistas y derechos; y se perdió la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa.

     Y no hablemos de los salarios; nueve años, 9, en los que tener un puesto de trabajo no era garantía de salir de la precariedad, por no decir de la pobreza. La EAPN, Red Europea contra la Pobreza, publicó  recientemente, en 2021, un estudio en el que hasta 2013, la tasa de los trabajadores  que no podían satisfacer con su salario sus necesidades básicas, es decir, la tasa de trabajadores pobres era del 11,7%. Bien, pues en este periodo de 9 años, en 2021, esa tasa de trabajadores pobres con puesto de trabajo, llega al 14,6%. Obviamente de que haya trabajadores pobres no solamente tiene la culpa el mercado de trabajo, también los precios abusivos de bienes básicos, alimentación, vivienda, energía.., que no tienen su correlación en el “precio” del trabajo, que permanecía inalterable por mor de la “no negociación”.

     Ha ayudado mucho, la reforma de 2012, a que España sea de los países más precarios, si no el que más, de Europa, con salarios bajísimos y contratos draconianos, de ridícula duración, sin garantías … Por eso era necesaria la reforma de 2021, para cambiar también las expectativas de los jóvenes, que crean en el futuro; y no sólo por cuestiones sociales también, y principalmente, económicas, de capacidad de consumo para los trabajadores y de aumento de ingresos para el Estado.

     La reforma entró en vigor el pasado 30 de diciembre, justo un día antes del plazo dado por la UE, y las empresas tienen, para adaptarse a ella, hasta el 30 de marzo próximo. 

     Es la primera reforma en poco más de 30 años que se hace, íntegramente, con el beneplácito de todos los agentes sociales. Antes, en esta misma legislatura se han mejorado aspectos importantes, también con acuerdo social, como… la derogación del llamado despido por ILT, o baja por enfermedad, SMI, IMV, ERTES.. Una senda, esta de los acuerdos en la Mesa de Negociación, que no se debía abandonar y cuyos avances añaden valor a lo pactado por lo que tienen de equilibrio entre la reivindicado y lo alcanzado.   

Entre los grupos políticos no hay tanta unanimidad…, que el Gobierno acuerde con empresarios y trabajadores unas mejoras evidentes de condiciones de vida y trabajo, tiene para aliados y oposición inconvenientes, digamos, electorales para unos y otros…Unos, no sabemos si para contentar a sus territorios, piden cambios en lo ya acordado por los agentes sociales, cambios en la reforma o a cambio de la reforma, no está claro,,, y otros, a pesar de celebrar la no derogación completa, no pueden consentir que el Gobierno se apunte un tanto (creen que electoral) y que ello suponga, además, dinero desde Europa; y están dispuestos a chillar, patalear e ir, como siempre, hasta los tribunales si es necesario, para que eso no ocurra. 

     Como se sabe el articulado se publicó el 28 de diciembre con forma de Real Decreto Ley, por lo que será tramitado en el Parlamento como Ley, que pueden convalidarlo los grupos parlamentarios tal cual como producto del consenso social, o modificarlo. Resultado que comentaremos, cuando se produzca y, entonces, entraremos en los contenidos definitivos concretos de la Reforma.

     Por ahora, y como resumen, decir que se establecen elementos de confianza y equilibrio, al reducir las muy elevadas tasas de temporalidad (para volver a la perdida estabilidad en el empleo, con nuevos mecanismos para ello) y recuperar la negociación colectiva sectorial y otras mejoras en pro de la repetida estabilidad en el puesto de trabajo y el equilibrio en las relaciones laborales; todo ello, repetimos, por consenso de los Sindicatos más representativos y de la propia Patronal.  

PRIMACÍA DE LA ÉTICA SOBRE EL INTERÉS EN UN CONTEXTO DE PANDEMIA. NOTAS SOBRE ÁFRICA NEGRA Y LA VACUNACIÓN.

    En momentos como los que vivimos en la actualidad, es racional y evidente que la ética personal y comunitaria debe prevalecer sobre el interés individual o el de unas élites poderosas frente a la gran mayoría del mundo global.

    Si entendemos la ética desde el principio kantiano de actuar de tal modo que nuestro proceder pueda considerarse como norma universal para toda persona y comunidad humana, podemos asumir la afirmación de Hans Küng en su Proyecto de una ética mundial donde viene a decirnos que es absolutamente necesario un talante ético global para la supervivencia de la humanidad sobre nuestra tierra.

    En este sentido, podríamos afirmar que el Covid-19 es una pandemia mundial y no nos salvaremos unos cuantos, si no nos salvamos todos.

    Frente a esta hipótesis ética, política y hasta utópica, si se quiere, más de 100 países de todo el mundo han pedido la liberalización de las patentes de las vacunas, y esta “liberalización” no se ha producido. Sin embargo, la liberalización, siquiera temporal de las patentes, permitiría fabricar a bajo coste y, por tanto, vacunar a todo el planeta.

    De hecho, la UE no ha apoyado esta medida que salvaría millones de vidas, a pesar de que las «Islas de inmunización» que constituyen hoy parte de Europa y USA donde, no obstante, siguen produciéndose decesos, no garantizan el final de la pandemia.

    La rapacidad y avaricia de las compañías farmacéuticas y la inactividad de los gobiernos, están costando millones de vidas, un gasto sanitario público que es inmenso, además de perjudicar a la economía en general. ¿Acaso no prima en ello el interés sobre la Ética?

    Una vez más se hace realidad lo que manifestara Antonio García Santesmases en su libro Ética, Política y Utopía, hace unos 20 años: la Política requerida por la Ética para hacerse cargo de las necesidades del conjunto de la Humanidad se ve colonizada por el poder económico. Urge dar primacía a la Ética y la Política frente al mercado y el capitalismo.

Algunas notas sobre África en el contexto de la pandemia                               

1) La última mutación pandémica, «Ómicron» ¿procede precisamente de Sud-África?

2) ¿Se podría establecer una comparativa «grosso modo» entre las zonas de alta vacunación de Europea y África? ¿Por qué no se ha erradicado todavía el paludismo y alguna otra pandemia en el África Negra?

3) Señalar la falta de solidaridad y ceguera sanitaria y política de la UE, a pesar de los grandes y encomiables esfuerzos de Médicos sin Fronteras y Médicos del Mundo o algunas ONGS especialmente solidarias.

4) ¿Qué intereses se ocultan tras esta posición de los gobiernos europeos?

5) Cabría señalar, incluso, algunos casos de países africanos donde la vacunación no llega al 1.7% de la población.

6) Señalar también el fracaso por falta de solidaridad del Plan Covax de la OMS que pretendía recolectar 2.000 millones de vacunas para donar a los países más vulnerables, y apenas ha llegado a los 400 millones es decir, menos de 1/4.

7) Bruselas que no ha hecho nada, o muy poco, para inmunizar a los países desfavorecidos, se apresta a cerrar sus fronteras exteriores alegando «Alerta Sanitaria».

    En contacto con contextos concretos del África Negra, podemos afirmar que es posible que muchos africanos no sean conscientes del problema  del covid, pero la pandemia existe, se extiende, y van a morir muchas personas por falta de vacunas y, muy probablemente, se seguirán produciendo mutaciones. Ello será letal para África, para Europa y en definitiva, para toda la Humanidad.

     Concluyendo, reafirmamos la primacía de la ética y de la política fundamentada en la ética sobre el interés individual y egoísta.

    Ante el Nuevo Año 2022 no podemos sino lanzar la esperanza de un proyecto de Ética Mundial o Global, para reafirmar una vez más los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Casa Común que es la Tierra.

UN NUEVO HORIZONTE EN LA PERSPECTIVA DE IGNACIO ELLACURÍA

         En España, con motivo del primer encuentro «de religiones abrahámicas» celebrado en Córdoba, en 1987, expresó Ignacio Ellacuría públicamente la necesidad de encontrar una perspectiva y unas bases  comunes para superar positivamente los conflictos nacionales e internacionales.

          Su ponencia en aquel encuentro fue un «Aporte de la teología de la Liberación a las religiones abrahámicas en la superación del individualismo y el positivismo». De hecho, ese mismo año durante el verano, con motivo de unas Jornadas de reflexión y diálogo celebradas en la Biblioteca de la Universidad Iberoamericana de La Rábida (Huelva), sobre las implicaciones sociales y políticas de la Teología de la Liberación, Ignacio Ellacuría volvería a reiterarla misma idea, instando a la reconciliación salvadoreña, con el fin de hacer posible un proceso de democracia real y de convivencia pacífica. En esos momentos, España y Europa eran el lugar idóneo para expresar en alta voz su pensamiento, con el fin de que llegara a los Centros de decisión y de poder Internacional.

         A primeros de noviembre de 1989 Ellacuría recibía en Barcelona el Premio de la Fundación Comín, otorgado a la UCA de San Salvador. Mientras, el Gobierno de aquel país temía no poder frenar la presión de la Guerrilla en la propia capital de San Salvador. Ellacuría adelantó su regreso a El Salvador sobre el 13 de noviembre, para intentar mediar una vez más en pro de la paz y la convivencia. Pero, como altavoz de la Teología de la Liberación, dado su prestigio intelectual y su valiente denuncia de la situación del país, como defensor de la liberación del pueblo y de las mayorías populares, se había granjeado la enemistad de algunos sectores financieros y militares que le amenazaron con insistencia para callar su voz.

         El 16 de noviembre de 1989 fue asesinado por soldados salvadoreños del propio Ejército Nacional, en la residencia de la Universidad, junto con los jesuitas Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Armando López, Juan Ramón Moreno, Joaquín López y López. Fueron también vilmente asesinadas Elba Julia Ramos, persona al servicio de la Residencia, y la hija de ésta, Celina, de 15 años. En la actualidad, el cuerpo de Ignacio Ellacuría yace enterrado en la capilla de la UCA.

         Su obra Filosofía de la Realidad histórica fue publicada post mortem por el profesor de Filosofía Antonio González. En ella queda patente «a modo de conclusión» que «la verdad de la realidad no es lo ya hecho; eso sólo es una parte de la realidad. Si no nos volvemos a lo que está haciéndose y a lo que está por hacer, se nos escapa la verdad de la realidad…» El texto reproduce lo dicho en un ensayo de Ellacuría sobre «el objeto de la filosofía». Para Ignacio Ellacuría «hay que hacer la verdad… hacer aquella realidad que, en juego de praxis y teoría, se muestra como verdadera.»

         En definitiva esa fue la constante intelectual y la práctica de Ignacio Ellacuría: tener claro que «la realidad y la verdad han de hacerse y descubrirse, y que han de hacerse y descubrirse en la complejidad colectiva y sucesiva de la historia, de la humanidad». Ese fue, sin duda, el objeto de su pensamiento y de su acción y compromiso en la praxis histórica de su vida. 

         Desde Senatus Trianae, tras esta aportación de uno de sus miembros, entendemos que ese es el nuevo horizonte de final de año 2021. La realidad, en la que históricamente nos encontramos, se nos presenta compleja, dinámica y abierta. Necesitamos, pues, de una praxis comprometida de transformación y de solidaridad internacional por el camino de la paz.

THOMAS PIKETTY

Y LA REVOLUCIÓN FRANCESA

     Thomas Piketty es una economista, profesor universitario y escritor francés, que ha dedicado especialmente su atención a la economía de la desigualdad.

         En su documentado libro «El Capital en el siglo XXI» en cuyas 650 páginas ha volcado 15 años de investigaciones, se remonta 250 años atrás para extraer datos económicos que demuestran que se produce una concentración constante del aumento de la riqueza, que no se autocorrige y que aumenta la desigualdad económica. Este fenómeno ya fue pronosticado por Carlos Marx hace más de un siglo cuando hablaba del proceso de   acumulación del capital cada vez en menos manos, y es un hecho que hoy en día cada vez son los menos los que tienen más y más los que tienen menos.  La solución que propugna el el profesor Piketty es una redistribución de la riqueza por medio de un impuesto mundial sobre la misma.

         Su relación con la Revolución Francesa viene dada porque en una entrevista concedida a la revista Ideas el pasado 28 de noviembre, cuya lectura recomendamos calurosamente, relaciona los privilegios que hoy se otorgan a las grandes fortunas, con lo ocurrido a finales del siglo XVIII cuando la nobleza se negaba a pagar  impuestos.

         Siquiera sea muy someramente, vamos a ver algunos rasgos de aquella época. Cuando Luis XVI convoca los Estados Generales, Francia está segmentada por estamentos: la nobleza, el clero y el llamado estado llano, que estaba constituido por la burguesía y era la única que pagaba impuestos, pues tanto la nobleza como el clero estaban exentos de ellos. Esta división estamental es una herencia medieval de los «Bellatores” (Los guerreros), los «Oratores» (Los clérigos) y los «Laboratores» (Los que trabajaban y pagaban diezmos e impuestos económicos, de trabajo forzado en las tierras del señor o en especie y, en definitiva, los que mantenían tanto a los guerreros como a los clérigos que también estaban exentos del pago de impuestos.

         En cuanto al pueblo francés que, junto a la burguesía, va a tener un importante papel en la Revolución Francesa de 1789, esta sojuzgado por portazgos, gabelas y explotado por los otros estamentos hasta el punto de que, en vísperas de la Revolución, está literalmente muerto de hambre y a veces no tiene ni pan que llevarse a la boca. Hay que señalar que este pueblo francés que sufría estas terribles condiciones de vida, no tenía representación política, es decir, no estaba presente, al menos directamente, entre los tres estamentos que formaban parte de la Asamblea constituida en los Estados Generales.

         La Revolución iniciada en París y extendida por toda Francia, acabó con la sociedad estamental, aprobó la Declaración Universal de los Derechos del Hombre e inventó uno de los lemas más hermosos de la historia humana: «Libertad, Igualdad, Fraternidad». A partir de aquí, la nobleza perdió sus privilegios, las mujeres y los hombres fueron ciudadanas y ciudadanos que pagaban sus impuestos, por toda Europa cayeron las monarquías absolutas y ya nunca el orden social volvió a ser el mismo.

         Piketty afirma que la distribución económica actual y sus derivadas sociales entre la población son insostenibles y que, como en el siglo XVIII, habrá un estallido que acabará con los privilegios de las grandes fortunas.

         Finalmente, Piketty concluye diciendo: «La pregunta es si el cuestionamiento de este sistema se hará en el desorden o de manera apaciguada, como prefiero. Yo soy un intelectual: He elegido escribir libros, no ser guerrillero».

CUIDÉMONOS Y CUIDEMOS EL PLANETA TIERRA

Desde finales de 2020 se había popularizado la exigencia de “cuidarse” – en un contexto de pandemia covid – y, superando el individualismo, nos abríamos a un sentido amplio, inclusivo y comunitario, como forma de entender la vida y de dar vida. Hoy, la exigencia del cuidarnos y del cuidado se agranda hacia la Naturaleza, es decir hacia nuestra Casa Común que es la Tierra.

         En efecto, en la Agenda 2021, de National Geographic –por un mundo mejor y más sostenible- se incorporaban “17 objetivos para un gran fin: transformar el mundo”. La pregunta es muy clara: ¿Podemos acabar con el hambre, lograr la igualdad de género o detener el cambio climático de aquí a 2030?

         Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son:

  1.          Acabar con la pobreza
  2.          Hambre cero
  3.          Salud y bienestar
  4.          Educación de calidad
  5.          Igualdad de género
  6.          Agua limpia y saneamiento
  7.          Energía asequible y no contaminante
  8.          Trabajo decente y crecimiento económico
  9.          Industria, innovación e infraestructura  
  10.   Reducción de las desigualdades
  11. Ciudades y comunidades sostenibles
  12. Producción y consumo responsables
  13. Acción por el clima
  14. Vida submarina
  15. Vida de ecosistemas terrestres
  16. Paz, justicia e instituciones solidarias
  17. Alianzas para lograr los objetivos

         Estos objetivos fueron suscritos por 193 jefes de Estado en septiembre de 2015, y fueron presentados en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. ¿Por qué no se ponen en práctica? ¿Por qué sigue siendo el supremo poder económico elitista y ultraconservador el que condiciona, domina o coarta las posibilidades de alianzas solidarias que conjuguen igualdad y libertad?

         Como nos ha indicado Federico Mayor Zaragoza, a principios de noviembre de este año:

         “En el «otoño esperanzador «de 2015, con el Presidente demócrata Barack  Obama en La Casa Blanca, fue posible adoptar los Acuerdos de París sobre Cambio Climático y la Resolución para «transformar el mundo» en la Asamblea General de las Naciones Unidas, para la urgente puesta en práctica de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Era especialmente relevante y oportuna porque, ¡al fin!, incorporaba a la ciudadanía mundial, consciente de la gravedad de la situación, a la acción adecuada y responsable para las generaciones venideras. 

         Pero, a los pocos meses, llegó el insólito Donald Trump a la presidencia norteamericana, con todos los supuestos hegemónicos del partido republicano, y declaró -eso sí, con gran vivacidad y presteza- que no pondría en práctica los acuerdos de París ni la Agenda 2030… Y silencio. El resto del mundo, silencio.”

         ¿Qué ocurre ahora? El mismo Mayor Zaragoza lo acaba de expresar este 17 de noviembre:

         “A pesar de los excelentes informes científicos que, una vez más, alertaron sobre la necesidad de adoptar medidas apremiantes y poner en práctica sin ulterior demora los Acuerdos de París sobre el cambio climático y la Agenda 2030 de la Asamblea General de las Naciones Unidas «para transformar el mundo»,… a pesar de la presencia de múltiples y activas instituciones y representantes de la ciudadanía mundial, con múltiples jóvenes de especial capacidad informativa… a pesar de países convencidos de la impostergable necesidad de resolver, sin vacilaciones, las presentes tendencias… al final ha sido, de nuevo, el «gran dominio» (financiero, militar, energético, digital, mediático) el que ha aplazado, con total irresponsabilidad intergeneracional, la adopción de medidas que pudieran detener, todavía , la presente deriva ecológica.

         Urge cambiar el foco del desarrollo humano, mujeres y hombres, pueblos y naciones, de modo que sea un desarrollo integral, sostenible, solidario y especialmente cuidadoso con el Medio Ambiente, es decir, con la Naturaleza, que es nuestra Casa Común, en el Planeta Tierra.

         ¿Qué necesitamos? Alianzas eficientes de Estado; sentido común. Alianza de Universidades, Ciencia y solidaridad efectiva; derrotar unidos la Covid 19 y otras enfermedades endémicas del globo; y construir un mundo más culto, saludable, justo y equitativo, desde la conjunción de la Ética y la Praxis Política.

APUNTES SOBRE LA REFORMA LABORAL

La pregonada reforma laboral da para más de una reflexión en este blog

         Está claro que la patronal CEOE está más que cómoda con el marco legal que instauró la reforma  laboral unilateral del PP, no pactada, de 2012, con la excusa, de que así respondía adecuadamente a una coyuntura excepcional de desempleo. Bien, la excepcionalidad, ¡nueve años ya!, se ha convertido en normalidad, en una normalidad que hace que nuestro “mercado” laboral sea el más injusto y precario de Europa y que el Gobierno se haya propuesto cambiarlo, esta vez con consenso, esperamos que sea para mejor.

         Se habla de derogar, modernizar, redefinir..,  ese marco laboral impuesto, sin consenso social; y de devolver el equilibrio a las relaciones laborales. Porque hay algunas empresas, las menos, que se quejan de que el uso abusivo de la contratación temporal por la competencia perjudica a su cuenta de resultados, y otras que utilizan ese argumento al contrario para justificar ese mismo abuso; lo que sí está claro es que no hay un sólo trabajador afectado por la temporalidad y los bajos salarios, y son la mayoría, que esté conforme con esta situación de dualidad que, como decimos, se ha convertido en la regla general.

¿Cuántas reformas laborales llevamos desde 1984?

         Con los mantras “sin flexibilidad no hay empleo”, “reducir la incertidumbre empresarial” y “disminuir la unidad mínima de trabajo”, con la intención, imaginamos que buena, de equiparar en derechos el contrato temporal con el indefinido, se “descausalizó” el contrato temporal de fomento de empleo, en 1984. Contrato que se ha convertido en estos muchos años de transcurso hasta hoy  en el genérico, el más utilizado, hasta el punto de que ha convertido a los indefinidos en una rareza.

         Todas las reformas laborales, 1997, 2001, 2002, 2006, 2010, y la que nos ocupa de 2012 han incidido en esa temporalidad, sin conseguir acabar con esa precariedad, (si es que esa era la intención de todas ellas, y no la de abaratar el trabajo),  que ha fijado una situación de dualidad injusta entre trabajadores temporales, sin causa, y trabajadores con contrato indefinido.

         Ahora el reto es “conseguir un nuevo modelo de relaciones laborales para el siglo XXI”, según el acuerdo de la Coalición de Gobierno, además de la consabida “derogación de la reforma de 2012”. Y para alcanzar esos retos  se contemplan tres elementos en que basarse: el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, acordado con la Comisión Europea; el propio acuerdo de gobierno, ya mencionado; y que la vía sea, en esta reforma sí, el diálogo social.

         Hasta ahora se saben los compromisos a tratar, acordados con Bruselas en el mencionado documento de Recuperación, clave para la llegada de los esperados y cuantiosos fondos europeos: abordar el problema, convertido en estructural, de la excesiva temporalidad y precariedad; la modernización de la negociación colectiva, eliminar la ultra-actividad y prioridad del convenio de sector sobre el de empresa; revisión de los mecanismos de consulta en caso de cambio de condiciones de trabajo; modernizar la subcontratación… Y otros temas de este documento y del acuerdo de coalición, con más o menos concreción, que irán apareciendo para su negociación en la mesa de diálogo social.

         Esperemos, que no siga esta reforma la misma dirección que la sucesión de algunas de ellas, a saber: tras un ajuste por esa deseada flexibilidad, sin haber puesto un límite temporal para una evaluación, sin haber comprobado su avance o retroceso…, otra vuelta de tuerca, atrás, a lo conseguido,.. y  así hasta hoy..

         El desequilibrio, trabajador-empresario,  sindicato-patronal, es evidente.

         Esperemos que al contrario de lo  ocurrido en anteriores reformas, esta reforma sirva para recuperar derechos de los trabajadores, y dar dignidad, estabilidad y calidad al empleo.

EL VOLCÁN DE LA PALMA

Pocas veces se tiene la oportunidad de asistir en directo al terrible y modificador fenómeno de una erupción volcánica como la de estos días en la Isla de la Palma. Se trata del volcán más joven del planeta Tierra cuyo nacimiento ha traído efectos devastadores sobre viviendas, cultivos, orografía y sobre los propios habitantes de la isla. Es un claro ejemplo de cómo actúa la naturaleza ante nuestros ojos, sin que tengamos la más mínima posibilidad de evitar su curso ni sus consecuencias.

En esta ocasión el fenómeno ha ocurrido en nuestro país y tiene unas características en las que merece la pena detenerse:

1) El acierto de la previsión científica ha sido determinante para evitar daños personales. Cabe señalar que después de 55 días de erupción, no se ha producido ninguna muerte a causa del volcán. Esto ha sido posible porque los vulcanólogos y los geólogos, ante el enjambre de seísmos y su localización, previeron con una aproximación de 300 o 400 metros, donde se iba a producir la erupción: En el Cumbre Vieja. Este acierto permitió evacuar a parte de la población antes de que el volcán entrara en erupción.

2) La colaboración entre administraciones es decisiva ante catástrofes de esta magnitud. El Presidente del gobierno ha visitado ya 6 veces la Isla de la Palma, informándose y poniéndose al frente de los equipos que trabajan sobre el terreno. El Presidente de Canarias parece que vive allí. Los alcaldes de la zona que tienen el dolor de los vecinos y el problema de la destrucción encima, se han movilizado con solidaridad y rapidez.

3) Las fuerzas sobre el terreno han organizado un extraordinario trabajo de prevención, evacuación, realojo, limpieza de cenizas, asistencia de primeras necesidades y sicológica y en general, de apoyo a una población desolada por las pérdidas sufridas que, en algunos casos, incluyen la vivienda y los cultivos de muchas familias.

Por otra parte se está haciendo una exhaustiva labor minuto a minuto de monitorización y medición del volcán  que ha permitido evacuaciones rápidas que han evitado males mayores.

4) Las ayudas que han acordado el Consejo de Ministros, La Comunidad Autónoma Canaria, El Cabildo Insular y los Ayuntamientos afectados, han sido cuantiosas y solo cabe esperar que fluyan con rapidez hacia los que las necesitan. Hay una solidaridad ejercida por el pueblo español que se manifiesta con donaciones por medio de Cruz Roja u otras instituciones benéficas y por cuentas abiertas a favor de los damnificados de la Palma que, están sirviendo para atender primeras necesidades. Las administraciones siempre son lentas pero, debemos decir que las primeras viviendas ya han sido entregadas a las familias más necesitadas

 5) La actitud de los palmeros y palmeras es admirable, su serenidad dentro del dolor y su capacidad de reacción ante una situación como esta no dejan de sorprender.

            Dice una señora: «Lo hemos perdido todo, pero tenemos la vida y eso es los más importante. Hay que seguir» Un agricultor que había perdido su casa: » A mi abuelo le destruyó su casa el volcán, mi padre hizo una nueva, ahora yo la volveré a construir» Un hombre declara ante los medios de comunicación: «Este es el precio que hay que pagar por vivir en el Paraíso». Está claro que estas mujeres y hombres seguirán viviendo en La Palma.

LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA Y LOS CURAS PEDERASTAS

            Hace pocos días la Conferencia Episcopal francesa ha publicado los resultados de una investigación impulsada por este organismo, sobre pederastia en el seno de la Iglesia católica en Francia, que ha determinado que 216.000 niños y niñas de este país habían sufrido abusos sexuales por parte del clero del país galo. La cifra se eleva a más de 300.000 si se incluye a laicos al servicio de colegios religiosos. Otros países europeos como Alemania han hecho lo propio.

            En el caso de nuestro país, la Conferencia Episcopal acaba de negarse a iniciar cualquier pesquisa que pueda esclarecer, siquiera sea aproximadamente cuántos menores han sido víctimas del clero español en el lapso de tiempo que abarca desde 1940 hasta 2020. Mucho menos a hablar de reparaciones e indemnizaciones que, como damnificados, pudieran corresponderles.

            Hace años publicamos un artículo en estas páginas: «Francisco y los curas pederastas» que reflejaba nuestra posición al respecto; La jerarquía eclesiástica ha considerado siempre estos delitos como pecados y como tales, y en secreto, han sido tratados. Además, ha ocultado y protegido a estos malhechores, convirtiéndose así en cómplice de sus delitos pretendiendo preservar a la institución por encima de la justicia y perpetuando una situación que sólo muy recientemente ha comenzado a cambiar.

            En España, ni la jerarquía de la Iglesia Católica ni los sucesivos gobiernos de uno y otro signo han hecho nada por esclarecer estos delitos que van desde el final de la Guerra Civil hasta nuestros días.

            Rodríguez Zapatero mejoró la dotación del clero quizás pensando que, de esta forma, se los ganaría o al menos, no serían tan virulentos. ¡Pobre iluso! Se encontró a los obispos y cardenales manifestándose en las calles con Rouco Varela al frente.

            El hecho es que la Iglesia Católica y especialmente su jerarquía tienen un problema de abusos sexuales de suma gravedad y alcance planetario, porque no son casos aislados que se produzcan en un sector del clero o en un país determinado, sino que ocurren allí donde el catolicismo está implantado, es decir, en una parte importante de nuestro planeta y, singularmente, en América del Norte, América del Sur y Europa.

            Parece, pues, llegado el momento de que en España se investiguen los abusos y delitos cometidos por el clero singularmente en la época del nacional-catolicismo franquista cuando el poder de la Santa Madre era inmenso y nadie se atrevía a oponerse a sus tropelías. Sin obviar el periodo democrático donde se han seguido perpetrando algunos de estos hechos, con la diferencia a favor que, unos pocos al menos, se han denunciado y han llegado a los tribunales. Pues, ni siquiera tras el Concilio Vaticano II, se fue capaz de que el celibato fuera opcional y que la mujer pudiera optar al sacerdocio.

            La Conferencia Episcopal ya ha dejado claro que ellos no van a analizar ni hechos ni causas de esos comportamientos delictivos. Pero en nuestro país hay partidos políticos, sindicatos, asociaciones de todo tipo, corporaciones profesionales (muchas relacionadas con la Justicia) que podrían jugar un papel importante en este asunto. También el Parlamento, y, en última instancia, el Estado.

            El Islam, y las Iglesias evangélicas, parece que tienen una relación más natural de su clero con la sexualidad, a pesar de sus propios contextos de patriarcado y de resistencia al derecho de igualdad de la mujer y el hombre. 

            Quizás ayudaría a la resolución de este grave problema, al menos en buena parte, el que la cúpula de la Iglesia reconsiderara su posición con respecto al celibato del clero permitiéndole a este casarse, a ver si así dejan de perseguir a niños y a niñas y disminuye drásticamente el número de víctimas. 

POR UN MODELO DE EMPRESA PÚBLICA

         No somos expertos en nada, ni pretendemos serlo,  y menos en el sistema de subastas por  las que diferentes fuentes de energía marcan los precios en el mercado de la electricidad, pero sí padecemos como consumidores la subida continua de la factura de la luz, y queremos opinar sobre ello

         Todo empezó en 1977, (¿quién sería?) cuando, por imposición de la UE se entró en un proceso de liberalización del sector eléctrico, que añadió, a la instrucción europea, algunas “particularidades” made in Spain: la venta de Endesa con lo que se renunció a la participación en el nuevo escenario de una empresa pública, que sí mantienen otros países europeos, como veremos; se detrajeron del erario público unos millones, 1500 M€, para pagar a las empresas eléctricas unos costes de transición a la futura competencia; y se implantó un sistema de subasta caótico para fijar el precio diario de la energía..

         Para rizar el rizo, poco después se condenó a las energías renovables, (¿quién sería?), en beneficio de estas empresas dominadoras ya del mercado y del capital alemán con fuertes intereses en la energía solar (impuesto al sol, etc.), con lo que se perdieron inversiones en marcha, de las que aún colean las reclamaciones de devolución en los tribunales.

         Todo este proceso de pasar de un sistema centralizado de producción eléctrica a uno de libre competencia, conlleva unas inversiones que no se realizaron y abocan a una situación de oligopolio, ante una privatización de un sector estratégico, fundamental e imprescindible para la vida de la gente; intereses privados alejados y olvidados del interés general, y fuera del tratamiento de servicio público que merece todo bien esencial.

         Con la misma directriz de liberación europea, Francia, Italia, Suecia, Noruega.., entre otros mantienen un modelo de servicio público inexistente en nuestro país. ENEL, empresa pública italiana es la dueña de ENDESA, ex-empresa pública española, que de esta manera deriva sus beneficios a su país.

         Es decir con esta regulación hay un oligopolio de hecho, un reducido grupo de empresas, y sus filiales, controlan el mercado y los precios, que no son propiamente por su producción, ni por mejoras tecnológicas, que están incluidos en el recibo

         Abundando en esto último, el sector eléctrico con esta regulación no cumple con la libre competencia y olvida el obligado constitucional del “interés general”, y bien que lo sufrimos ciudadanos y empresas como consumidores..

         No es una solución total a un problema estructural, pero en la UE cuentan con empresas públicas, de producción y distribución eléctrica, Francia, Holanda, Italia, Noruega, Portugal, Suecia,.., con lo que no sería ninguna locura, homologar el papel del Estado, también en esto,  con los de los países de nuestro entorno.

         Hay más países, Australia, Canadá, EEUU, Israel, Japón, Suiza.., que también cuentan con empresas y modelo públicos.

         A ver si los raros vamos a ser los españoles…